Canasta familiar en Venezuela sube a $284 por mes en mayo

El actual salario mínimo firmal, que perciben principalmente empleados públicos, jubilados y pensionados, alcanza para cubrir solamente el 0,8% del valor de la canasta mínima.

Canasta familiar en Venezuela sube a $284 por mes en mayo

El precio de la Canasta Familiar, con el mínimo imprescindible de alimentos para un hogar de cinco miembros, subió en mayo 1.440%, medida en bolívares, con respecto a un año antes. De esta forma llega hasta el equivalente a $284, según el reporte de Cendas, Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros.

El indicador mensual es elaborado sobre la observación de unos 100.000 precios en la llamada Gran Caracas. En mayo revela una variación en la canasta familiar en dólares de 6,2% respecto a abril, pues subió en el equivalente a $16,50.

Este reporte se hace desde 1997 y es uno de los más utilizados como referencia del costo de la vida en Venezuela. Revela hoy además la inutilidad del salario mínimo para compensar el empleo formal en este país hiperinflacionario.

Se requieren 121,8 salarios mínimos mensuales para cubrir el costo de esta canasta familiar.

En otras palabras, el actual salario mínimo, que perciben principalmente los empleados públicos, jubilados y pensionados, alcanza para cubrir solamente el 0,8% del valor de la canasta familiar mínima.

Factor trabajo devaluado

Las mayores alzas se perciben justamente en los alimentos de mayor valor nutricional, como proteínas, cereales y leguminosas.

Y si se consideran las bonificaciones para compra de alimentos, llamados “ticket de alimentación”, se ve más claramente la abismal diferencia. El trabajador recibe por mes el equivalente a un dólar al tipo de cambio vigente este 21 de junio. Pero el costo promedio de un almuerzo pobre en la calle es de $6, o unos 18.000 bolívares.

La muestra es levantada además en supermercados, mercados libres municipales y en el comercio informal.

El salario mínimo en Venezuela es también usado por el gobierno para calcular prestaciones y liquidaciones de empleados públicos. Esto en la práctica supone una confiscación de derechos laborales y ahorros acumulados durante años de servicio.

Por otra parte, los trabajadores suelen recibir compensaciones mínimas de subsistencia, entregadas una vez por mes. Se trata de bolsas de alimentos básicos, del sistema Clap, en su mayoría de cereales y grasas. Los productos son racionados por el partido socialista en el poder, a precios subsidiados.

En el sector privado, las empresas se las arreglan para pagar otras compensaciones en dólares, pero en promedio el salario tampoco llega los $100 por mes.

En general los asalariados venezolanos necesitan dos y tres fuentes de ingresos para cubrir la alimentación básica. Cerca del 94% de los hogares está en condiciones de pobreza por ingresos, según cálculos de la encuesta Encovi. Esta muestra es levantada por las tres más prestigiosas universidad de Venezuela.