<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Carlos Jiménez: "La normalidad tras la pandemia no será la misma"

Emprender los retos que presenta una pandemia como la que vive el mundo no es una tarea sencilla para nadie, y el entorno empresarial no se escapa de esta realidad. Las perspectivas económicas mundiales pueden resultar desoladoras y deprimir a cualquiera. Sin embargo, frente a la crisis los retos aumentan

Carlos Jiménez: "La normalidad tras la pandemia no será la misma"

La nueva normalidad está transformando los procesos. La tecnología se convirtió en un aliado del distanciamiento social. Las empresas se plantean nuevas estrategias digitales que aceleren los procesos que ya se venían desarrollando, mientras que las tendencias digitales marcan la pauta.

El economista, especialista en marketing digital y director de Datanalisis, Carlos Jimenez, sigue de cerca estas tendencias y ve, dentro de la crisis, un abanico de oportunidades para los negocios que se logren conectar en este momento con sus clientes, incluso los venezolanos.

En la Conferencia Tendencias Digitales 2020 abarcará estos temas, donde resaltan los retos en Venezuela y el mundo frente a este nuevo normal.

Parece que esta «nueva normalidad» está cambiando todo, pero ¿realmente qué implica este nuevo normal?

La nueva normalidad hace referencia a que estamos en medio de una pandemia, una situación inesperada y, aunque en algún momento superaremos la crisis de salud, definitivamente no volveremos a la normalidad que conocimos antes de la pandemia, sino que hay cosas que van a cambiar.

En definitiva, esta crisis ha generado impactos importantes y prácticamente es imposible que dada la magnitud quedemos como estábamos antes. Vamos a estar en una situación de normalidad distinta a la que conocíamos y eso es lo que hace referencia el término. 

¿Todo va a cambiar?

Hay que destacar que hay mucha gente que confunde los cambios que son estructurales con los que son coyunturales. Hay cosas que están cambiando que puede ser que se mantengan y otras que no.  Entonces, ¿cuáles se van a mantener y cuáles no? La verdad que para serte honesto no lo sabemos. Sin embargo, lo venimos analizando y tratando de identificar. 

Por ejemplo, nosotros ya veníamos anunciando unas tendencias antes de esta crisis de pandemia que tienen que ver con la importancia que tienen que ver los medios electrónicos en la tecnología, principalmente en la telemedicina, el comercio electrónico, el teletrabajo. Esa tendencia estaba allí, aunque en esta pandemia ha sido una gran alternativa, se han potenciado; entonces lo que esperamos es que definitivamente ellas estén presente en esta nueva normalidad. 

¿Y qué no va a cambiar?

Hay cosas que probablemente no se mantengan. Mucha gente dice que vamos a vivir en aislamiento. Esto probablemente no sea cierto del todo. Somos seres sociales y las mismas encuestas denotan que la gente está deseando que se supere la pandemia para ir a los centros de estudio, para ir al trabajo. ¿Va a haber más teletrabajo? Sí, pero se va a combinar con reuniones trabajos en oficinas o en coworking.

Lo que sí estamos claros es que la normalidad que vamos a tener después de la pandemia no va a ser la misma de antes. Va a ser la nueva normalidad. 

Me gusta mucho poner el ejemplo del 11 de septiembre. Antes de esta fecha teníamos una manera de viajar y luego que vino este ataque terrorista tan fuerte la gente siguió viajando pero las medidas de seguridad se intensificaron. Hay un mayor control en aeropuertos, fronteras y aduanas. 

Quizás vamos a ver mucho de eso. Por ejemplo, un poco más de control en cuanto a los temas sanitarios. Hay tiendas y establecimientos que van a cuidar mucho más el tema de la higiene, del control de quién entra y quién no entra. Eso sería lo que llamamos la nueva normalidad qué se va a hacer cotidiana, pero que ahora nos parece extraña. 

teletrabajo EMPRESAS DE EUU

Una mujer trabaja desde su casa. | Foto: Enric Fontcuberta | EFE

Para nadie es un secreto que Venezuela está atrasada en el tema tecnológico, temas de comercio electrónico, delivery. ¿Con la pandemia esto puede cambiar?

Lo que pasa es que con el tema del delivery efectivamente estábamos atrasados. Una de las razones es que las plataformas más populares de delivery son plataformas internacionales que operan en dólares. Obviamente es un negocio estar en Colombia y en Ecuador, pero no tanto en Venezuela por el tema cambiario. Además, de todos los riesgos que hay por hacer negocios en Venezuela 

Sin embargo, es cierto que esta pandemia nos obligó a buscar soluciones. Surgieron algunas plataformas que prestan servicio para varios comerciantes y es una buena noticia porque en el fondo, más allá de la coyuntura, mejora la experiencia de los clientes y era algo que hacía falta. Aún falta mucho, pero al menos esa crisis llevo a que surgieran estas alternativas. 

¿Cómo decirle a las empresas que pueden tener éxito cuando las perspectivas macroeconómicas se tornan tan complicadas?

A veces en la crisis se cae en el error de pensar que todo vamos a estar mal y en medio de la crisis no todos vamos a estar mal. Obviamente que la mayoría está mal pero también hay empresas y personas que pueden aprovechar esta coyuntura porque hay necesidades y problemas. Alguien tiene que ofrecer servicios y productos 

Entonces, definitivamente sí hay espacios, incluso en un país como Venezuela. Hay oportunidades al igual que hay grandes riesgos. Venezuela es un país que presenta muchos riesgos para la inversión privada y muchos inversores tienen temor de intervenir en un mercado como éste. Lamentablemente eso perjudica en el fondo es al consumidor que termina pagando productos de menor calidad mucho más caros en comparación con otros mercados

¿Se puede emprender en este momento o es mejor esperar?

Casualmente, cuando se revisan las estadísticas de emprendimiento a nivel mundial, los países que emprenden son los países con más problemas económicos. Esto sucede porque es más difícil conseguir un empleo de calidad y entonces la gente se ve impulsada a buscar por sus propios medios una solución. 

Por eso es que entre los países más emprendedores están países como Venezuela  y países africanos. Así que claro que en las crisis se puede emprender y de hecho es la única opción que tiene mucha gente y lo estamos viendo. 

Ahora, emprender con éxito es mucho más complicado.  

empresa en cuarentena Líderes Empresariales Inspiradores

¿Qué consejos se le pueden dar a las empresas o marcas que no han dado el paso a lo digital?

Con esa finalidad estamos organizando una conferencia sobre los retos de esta nueva normalidad. Uno de los retos está en enfrentarse a la irrupción tecnológica, y aunque Venezuela está en una situación muy complicada, igual la tecnología está cambiando muchas cosas y ofrece oportunidades y también amenazas.

En Venezuela, en particular, hay competencia porque el mercado es muy pequeño y todo el mundo le quiere vender a los pocos que quedan. Lo primero que vamos a analizar es cómo la tecnología es definitivamente un tema clave porque es un reto de cambio. Pero además es una gran oportunidad usar la tecnología como herramienta de trabajo.

En Tendencias Digitales 2020 vamos a hablar de eso, de la transformación digital del comercio electrónico como vía. La recomendación que siempre doy es entender a los clientes, cuál es el viaje del cliente, cuál es el trabajo del cliente, qué es lo que quiere lograr; entonces, después de eso, hay que buscar experiencias favorables para ese cliente.

Y las industrias o empresas que sienten que no pueden operar con teletrabajo, ¿cómo pueden adaptarse?

La industria ya venía entrando a la tecnología en todo lo que son diseños asistidos por computadora, que son diseños que datan de los años 80. Ahora, está en desarrollo todo lo que tiene que ver con la inteligencia artificial. Esa tecnología se puede aprovechar para mejorar los procesos. El internet de las cosas permite a muchas plantas industriales tener información en tiempo real y tomar decisione durante el proceso. Nadie se escapa a la tecnología. 

Pero volvemos a lo mismo, en todos los casos el centro tiene que ser el cliente. Hay que usar la tecnología para ser eficiente pero también como crear experiencias para esos clientes y por allí empieza todo. 

En Venezuela hay que usar la tecnología que tengamos a nuestra mano, tenemos que ser creativos y hacer mucho con lo poco que hay, porque cuando no hemos hecho nada cualquier cambio hace la diferencia. 

Entonces lo primero que tenemos que hacer es cambiar un poquito la mentalidad, de no solo ver los problemas. La invitación es al cambio de actitud y a tratar de buscarle soluciones a los problemas con lo que tenemos y hacerlo lo mejor posible.