<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Consumo

Una rosa para regalar a las madres en su día cuesta 30% del salario mínimo

Regalarle una flor a las madres en su día no será tarea fácil para los venezolanos, quienes deben enfrentarse a los altos precios y el avance voraz de la hiperinflación. Una rosa sin arreglo puede costar hasta Bs 300.000, lo que equivale 30% del salario mínimo actual. Es decir, se deben reunir 15 días de su sueldo por personas para poder adquirir una flor. 

Salarios alcanzan para vísceras y menudencias en Táchira

Comerciantes de la entidad aseguran que los cortes de cuarta categoría son los primeros que están desapareciendo de los refrigeradores. Mientras el consumo de carne de primera y segunda, que sobrepasa en precio al salario mínimo integral, ha disminuido. Los tachirenses hicieron un llamado al gobierno nacional apara que ajuste las políticas económicas a la realidad de un país que “muere de hambre”

Hasta Bs 1 millón en efectivo se llevan los temporadistas para bajar a La Guaira

A pesar de la crisis y la escasez de efectivo los caraqueños mantienen la tradición de tomar un día bajo el sol en las playas varguenses durante el asueto de Semana Santa. Muchos de ellos llevan el dinero necesario para costear sus gastos, como los pasajes para el autobús y el pago de los toldos y las sillas. Los altos costos de los productos que venden en las costas obligan también a las familias a llevar todo lo que consumen.

Ventas de productos de aseo personal se mantienen a pesar de altos precios

En un país con hiperinflación mantener una correcta higiene personal cada vez es más complicado. Quienes se negaban en un primer momento a adquirir estos productos por sus altos precios, han tenido que aceptar no solo los precios sino la escasa variedad de marcas tradicionales y la aparición de un sinfín de otras desconocidas.

Un kilo de café molido cuesta más que un salario mínimo integral

El gobierno parece haber llegado a un acuerdo soterrado con productores y comerciantes de alimentos, ya que los precios suben cada semana a pesar de la "orden" dada en enero de venderlos a los precios que marcaban el 15 de diciembre, sin reconocerle el alza de costos sufrida después de esa fecha.