<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Opinión

¡Soy socialista! Y no del siglo XXI

La definición de socialismo en el contexto actual es difusa. Sabemos que el control directo de los medios de producción y el trabajo por el Estado tiene un costo demasiado alto en burocracia y corrupción. Pero para efectos prácticos, las palabras puras no tienen ninguna utilidad. Todos los países tienen economías mixtas.

¡Tranquilo! que eso se recupera

A la hora de invertir, regularmente el potencial inversor acude a asesores financieros para informarse de cuál es la mejor forma para invertir el dinero. Pero a veces es preferible hacer una búsqueda en Internet sobre las necesidades y contrastar con las recomendaciones de los especialistas.

El adiós a las armas también es un buen negocio

La experiencia de Colombia, aquí al lado, muestra que siempre es posible negociar, sentarse a dialogar y buscar acuerdos para solucionar por medios pacíficos conflictos mucho más largos y sangrientos. Es mejor invertir en la paz y la educación que en la guerra.Esta semana, una noticia mundial pasó un tanto por debajo de la mesa en Venezuela, enfrascados como estamos en padecer nuestra propia guerra de baja intensidad y en buscar salidas pacíficas, electorales, constitucionales y democráticas a la peor crisis económica y social en la historia republicana reciente.

Si otros pudieron salir, nosotros también

Antes de tener que acostumbrarnos a vivir con hiperinflación y escasez, es bueno recordar la historia exitosa de otros países, como Brasil, que también lograron superar momentos amargos de su historia.Cuando una economía naufraga la gente común es la que más sufre. La sociedad suele ser invadida por un sentimiento de desesperanza, de pesimismo, de incertidumbre y de desconfianza que justamente termina agravando los males de todo el sistema.

El último montaje

El engaño es tan viejo como la primera tentación del hombre. La culebra, su símbolo, argumentó y finalmente convenció a Adán de que el árbol que estaba colocado en el centro del paraíso terrenal encerraba el secreto que los podía transformar en dioses. Nada más y nada menos que el conocimiento pleno del bien y del mal.

¿De dónde sale toda esa escasez que tortura a Venezuela?

Números y datos implacables explican por qué hay que pasar varias horas bajo lluvia o sol en largas colas para comprar productos regulados, o por qué hay que dejar la quincena hasta el pellejo en el mercado negro para reunir algunos pocos bienes. La peor noticia: ese desabastecimiento va a empeorar.

El “poquito de paciencia” de Pérez Abad

Un gobierno “socialista” pone en boca de un empresario, vicepresidente de economía, el compromiso de resolver el problema económico del país que todo el mundo de manera desesperada se pide que sea corregido.