Cesta navideña ni juguetes han llegado a Puerto Cabello

Lo que en años anteriores era un período de congestión en el puerto carabobeño, por la llegada de juguetes, productos y alimentos navideños, hoy en día la situación es totalmente a la inversa.

Cesta navideña ni juguetes han llegado a Puerto Cabello

“Para esta fecha, mitad de noviembre, ya debería haber llegado las importaciones  para la época decembrina: juguetes, artículos de decoración, arbolitos y productos de alimentación”, dijo Carlos Luis González, presidente de Fedecámaras Carabobo.

El vocero empresarial agregó que han evidenciado una caída en las importaciones que se ubica sobre 90%.

“De 20.000 millones de dólares que se importaban, entre el sector privado y público, el sector público importa alimentos como trigo y maíz. En el sector privado hay pequeñas compras de porcelanatos, cerámica, cauchos, productos de higiene personal y uso doméstico y alguno que otro de consumo alimentario”, dijo González.

Aspira a que no se repita lo que sucedió el año pasado, cuando muchas importaciones navideñas llegaron a mediados del mes de enero.

Jorge Aroca, presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, observa con preocupación el descenso en el arribo de buques.

Destacó que hace meses atrás llegaban de cinco a seis barcos, ahora hay dos descargando, uno de ellos trajo 30.000 toneladas de trigo y el otro 30.000 toneladas de maíz amarillo. Además hay una embarcación fondeada.

“En camino viene una carga de 30.000 toneladas de maíz blanco y 60.000 de trigo durum. Esa carga es del Estado, pero está en disminución (…) en este momento ningún barco porta contenedores. Esperamos al buque San Nicolás que trae en promedio unos 1.400 Teus (unidad equivalente a 20 pies). Revisamos los manifiestos de carga y no trae juguetes. Lo que vemos es que la cesta navideña no ha llegado a puerto todavía”, refirió Aroca.

Asimismo indicó que hay en este momento 750 contenedores listos para ser embarcados y exportados a países cercanos.

– A mantenimiento –

González señaló que durante este período, numerosas empresas deciden enviar de vacaciones colectivas a sus trabajadores y cierran para realizar mantenimiento o inventarios, “destinan la inversión a mantenimiento para seguir operativos”.

Reconoció que los costos operativos se encuentran mucho más elevados para las empresas y el sector industrial, en ello incide también los aumentos salariales que por decreto ha autorizado el gobierno nacional, así como las dificultades para mantener un stock de materia prima e insumos, muchos de los cuales proviene del exterior.