<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Chevron pisa fuerte en Venezuela, a pesar de las sanciones de EEUU

La idea de sacar a Maduro a través de sanciones económicas al régimen y a Pdvsa parece no estar funcionando como Trump imaginaba. Mientras Estados Unidos considera nuevas sanciones, Chevron aumenta su producción de petróleo de Venezuela, tras un 2019 accidentado. 

Según fuentes consultadas por Bloomberg, Chevron produce 130 mil barriles de petróleos diarios en Venezuela, un nivel que no había registrado en años.

Aunque los campos petroleros venezolanos en los que se encuentra Chevron son controlados por Pdvsa (al ser propietario mayoritario), la empresa estadounidense ha ayudado a reparar las instalaciones industriales necesarias para refinar el alquitrán en crudo comercializable.

¿Qué papel tiene EEUU en esto?

Mientras Estados Unidos está considerando sanciones más severas que podrían afectar al productor ruso Rosneft PJSC, el gobierno de Trump le ha brindado excepciones a Chevron para operar en Venezuela, a pesar de las sanciones.

La exención de Chevron, que expira en abril, beneficia tanto a Venezuela como a EEUU. Por la parte venezolana, la presencia de Chevron mitiga el colapso de la producción de Venezuela, mientras que para el gobierno de Trump, que la compañía petrolera se mantenga en Venezuela logra obstaculizar una mayor expansión de Rusia y China.

Chevron es el único productor de EEUU que sigue operando en suelo venezolano. Sin embargo, se encuentra operando en un país con un estimado de 302.8 mil millones de barriles de reservas de petróleo y una compañía petrolera estatal disfuncional que ha visto caer la producción en un 74% desde 2009 a alrededor de 792,000 barriles por día, según el último informe de la OPEP.

Chevron es privilegiada por EEUU

Mientras tanto, otras compañías petroleras estadounidenses dicen que están bloqueadas. «Esta es una política de America Last», dijo Ali Rahman, director de Erepla Services LLC, registrada en Delaware, en una entrevista.

«Las sanciones perjudicaron los intereses comerciales estadounidenses, aparte de las pocas licencias seleccionadas, más que nadie».

En 2018, Erepla celebró un contrato potencialmente lucrativo con Pdvsa para proporcionar servicios petroleros y de comercialización a tres campos. Poco después, la administración Trump endureció sus sanciones, poniendo las operaciones en espera. Buscó una exención similar a la de Chevron, dijo Rahman, pero nunca obtuvo la aprobación.

El debate con Chevron se produce porque la empresa ha ayudado a restaurar la producción en el mejorador Petropiar, ayudando a Pdvsa y al régimen de Maduro. El mejorador convierte el petróleo similar al alquitrán del área en crudo Hamaca listo para la refinería para la exportación.

Continuar con la exención o no es un tema complejo, según Gallegos de Control Risks, autor de un libro sobre la industria petrolera de Venezuela.

«Si eliminas las exenciones, no significa que la producción de petróleo disminuya de inmediato y Maduro se vaya», dijo en una entrevista.

«La principal preocupación de los Estados Unidos son los intereses de las compañías petroleras y el acceso al recurso».

¿Qué dice Chevron de Venezuela?

Ray Fohr, un portavoz de Chevron, dijo que la empresa petrolera con sede en San Ramón, California, se centra en su «negocio base» en Venezuela y cumple con la ley.

Además señaló que Pdvsa dirige los procesos de trabajo en el área donde se encuentra el mejorador, «incluidas las decisiones tomadas con respecto al uso de aceite liviano y paradas y reinicios de la planta».

Si Chevron se ve obligado a abandonar Venezuela», escribió, «las compañías no estadounidenses llenarán el vacío y la producción de petróleo continuará».

Mientras tanto Maduro mantiene su discurso. Sigue asegurando que las sanciones de Estados Unidos impiden que Pdvsa reciba el dinero que el país necesita para su economía.

Algo más que una demanda

El régimen de Maduro está amenazando con una demanda internacional contra los EEUU por los daños ocasionados contra las empresas venezolanas.

Sin embargo, el anuncio de Maduro sobre la posibilidad de dar control operativo a los productores extranjeros es algo que ya se venía escuchando. De ocurrir, esta jugada podría empujar a otras compañías estadounidenses a buscar acceso a las enormes reservas de petróleo de Venezuela.

El «objetivo probable de Maduro es hacerlo tan atractivo, que las empresas comiencen a presionar más en Estados Unidos», dijo Raúl Gallegos, director de Control Risks, una firma internacional de consultoría con sede en Bogotá, Colombia.

Información de Bloomberg