<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Clase D y E destina 90% de su presupuesto a la compra de alimentos

El estrato socioeconómico más pobre de la población, conformado por la clase D y E, destina 90% de su presupuesto familiar para la compra de alimentos, seguido por el rubro de Transporte (5%) y de tercer lugar el ítem de Salud con apenas una inversión de 1,5%.

Clase D y E destina 90% de su presupuesto a la compra de alimentos

Según el informe semanal de la firma Ecoanalítica, 81% de los venezolanos se encuentra en condiciones de pobreza, es decir, que la mayor parte de la población pertenece al estrato D-E.

La consultora indica que este grupo se caracteriza por una transformación estructural de su canasta, en la cual, alrededor de 90% se destina a alimentos. Le sigue el pago de transporte con un fuerte peso de 5% en el presupuesto familiar.

Canasta familiar

«Los costos sociales de la crisis económica derivan en una población cuyos elevados niveles de pobreza conllevan una alta ponderación de los alimentos dentro de sus cestas de consumo, dejando de lado aquellos rubros que pasaron de ser normales, a ser ‘de lujo'», destaca Ecoanalítica.

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas), el precio de la Canasta Básica Familiar (CBF) en septiembre de 2017 fue de Bs 3.901.076,04.

Para cubrir el costo de la canasta básica para un grupo familiar de cinco personas se necesitan Bs 130.035,86 diarios, casi un salario mínimo vigente de Bs 136.544,18.

La firma explica que la destrucción del aparato productivo nacional y el encarecimiento relativo de las importaciones de bienes, ha derivado en un mayor incremento de los precios de la economía. El rubro de alimentos se ha visto altamente afectado debido a la alta rotación y a la mayor participación del tipo de cambio paralelo en productos no regulados, registrando tasas de inflación mensual que figuran en el primer lugar como las más altas dentro de la canasta.

Según la Asamblea Nacional (AN), que durante todo 2017 ha ofrecido el índice inflacionario en ausencia de información oficial del Banco Central (BCV), la variación de precios acumulada en Venezuela hasta septiembre alcanzó 536,2%. Mientras que solo la del noveno mes del año se ubicó en 36,3%.

Sin embargo, el cálculo de la inflación anualizada hasta septiembre de 2017 del estudioso de economías hiperinflacionarias y profesor de la Universidad Johns Hopkins, Steve Hanke, es de 3.286,2%.