Club de países ricos G20 decide renegociar deuda de 73 naciones pobres

El G20, que reúne a las economías más ricas y desarrolladas del planeta, aprobó un ambicioso plan para reducir y renegociar la deuda externa por $744.000 millones de 73 países, 38 de ellos africanos, en un esfuerzo por aliviar el impacto global dejado por la pandemia del coronavirus.

Club de países ricos G20 decide renegociar deuda de 73 naciones pobres

El grupo de 20 naciones más desarrolladas del planeta (G20) aprobó el viernes un programa para reestructurar la deuda externa de docenas de países pobres más afectados por la pandemia del coronavirus y la crisis global de la economía.

El programa fija las reglas comunes para todos los miembros del club para reducir o refinanciar la deuda de esos países, aunque el examen se hará «caso por caso».

La suspensión de pagos de la deuda externa a los países del G20 ya fue prolongada el mes pasado, por un período de seis meses.

El Banco Mundial y las organizaciones que militan por la abolición total de la deuda habían reclamado una suspensión de un año.

En una reunión telemática, los ministros de Finanzas del G20, presidido actualmente por Arabia Saudita, precisaron que «en principio, el examen de la deuda [de cada país] no significará una condonación o cancelación».

«Si la cancelación de la deuda es necesaria, en los casos más difíciles (…) cada acreedor participante llevará a cabo sus procedimientos internos de aprobación, sin dejar de informar de ello a los demás acreedores», explicó el texto.

Ganadores

En total 73 países forman parte de la iniciativa de suspensión de la deuda del G20, de los cuales 38 son países africanos.

China es el principal beneficiado de este acuerdo, ya que ha financiado importantes proyectos de infraestructura en países en vías de desarrollo.

El gigante asiático se resistía a condonar totalmente las deudas de esos países pobres.

El acuerdo es «histórico», explicó el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire.

«Por primera vez todos los principales acreedores, miembros o no del Club de París, coordinarán su examen de la deuda de los países pobres», explicó.

«Esto traerá más transparencia al proceso e involucrará a los acreedores privados», aseguró.

«Este anuncio se queda corto ante lo que se necesita para frenar la oleada de crisis de la deuda en los países más pobres», reaccionó Tim Jones, de la ONG británica Jubilee Debt Campaign.

El Banco Mundial informó el mes pasado que la deuda de esos 73 países creció un 9,5% en un año, hasta totalizar 744.000 millones de dólares.