Comerciantes de artículos religiosos rezan por buenas ventas en Semana Santa

Comprar velones y batas moradas para ir a visitar al Nazareno de San Pablo, realizar un sahumerio para la limpieza de la casa o sencillamente preparar el conocido postre del arroz con coco, son tradiciones de la Semana Santa difíciles de cumplir por los venezolanos debido a los altos precios.

Comerciantes de artículos religiosos rezan por buenas ventas en Semana Santa

Comerciantes de artículos religiosos ruegan a los santos para que este año puedan obtener buenas ventas. Su preocupación se basa en que los venezolanos destinan hoy en día la mayor parte de sus ingresos a la compra de alimentos, por lo que muy posiblemente en esta Semana Santa paguen sus promesas solo con oraciones.
“Así como la comida, los medicamentos y todo en Venezuela, los precios de los artículos religiosos también aumentaron considerablemente. La gente se queja de los precios, pero los mayoristas también nos los aumentan”, dijo un vendedor consultado por El Estímulo.
En un recorrido por el centro de Caracas y en los alrededores de la Basílica de Santa Teresa en donde se venera la imagen del Nazareno de San Pablo, se venden por ejemplo las velas pequeñas entre 15.000 y 25.000 bolívares, los velones pequeños en Bs 40.000, los medianos en Bs 80.000 y los velones grandes entre Bs 120.000 y Bs 160.000.
Muchos comerciantes también ofrecen estampitas plastificadas con las imágenes de diferentes santos, que aseguran hacen milagros, a un costo de Bs 5.000 las pequeñas y Bs 10.000 las más grandes.
“Yo les recomiendo a las personas llevar en su cartera una imagen del doctor José Gregorio Hernández para los temas de salud, la imagen del profesor Lino Vallés para que los estudiantes salgan bien en sus estudios, la de San Pancracio para conseguir un buen trabajo, la de San Antonio para encontrar una buena pareja y la de San Judas Tadeo para resolver los problemas difíciles”, señaló César Cedeño, comerciante de la zona.
En los alrededores de la Basílica de Santa Teresa también se observa gran cantidad de vendedores ofreciendo las tradicionales batas moradas utilizadas para pagar las promesas ante la imagen del Nazareno de San Pablo, cuyos precios varían desde Bs 200.000 a Bs 400.000 las tallas pequeñas, entre Bs 500.000 y Bs 600.000 las tallas medianas, mientras que las tallas grandes entre Bs 800.000 y 1 millón de bolívares.
Otra de las opciones más modernas para pagar las promesas ante el Nazareno, son franelas de algodón en colores morado, blanco y azul con su imagen a Bs 450.000.
En uno de los tarantines ambulantes en medio de una humareda aromatizada, encontramos a una vendedora conocida como “la señora Jaqueline”, que lleva más de 25 años ofreciendo los artículos necesarios para que las personas lleven a cabo la limpieza de sus casas a través de los inciensos.
Tengo un combo de un mezclado de mirra y estoraque junto con el carbón en Bs 20.000, si es en efectivo y Bs 25.000 si el pago es con tarjeta. Recomiendo realizar el ritual el miércoles, jueves o viernes santo, para limpiar y repotenciar las energías en las casa. Yo también vendo la penca de sábila en Bs 10.000 las pequeñas y Bs 20.000 las grandes, junto con la bolsita roja que lleva arroz, lenteja y maíz, que se le amarran a la planta y se colocan detrás de la puerta para asegurar la comida y abundancia en el hogar. Todos los productos que ofrezco ya se encuentran bendecidos en la Iglesia”, aseguró la señora Jaqueline.
Foto: El Estímulo
Los vendedores también ofrecen las palmas benditas convertidas en cruces para protección de las casas y negocios cuyos precios varían entre Bs 15.000 y Bs 20.000, en efectivo y con un recargo del 10% si cancelan a través de punto de venta.
Igualmente durante esta época ofrecen una variada gama de imágenes religiosas, entre ellas la propia imagen fabricada en yeso de El Nazareno cargando la cruz, cuyos precios van entre Bs 10.000 y Bs 100.000; mientras que las de porcelana pueden llegar a costar entre Bs 200.000 y Bs 500.000.
Foto: El Estímulo
Los rosarios, pulseras, pañuelos, cajas de madera, estampitas y pulseras, también son algunas de las mercancías ofrecidas.
“Esperamos poder tener buenas ventas durante estos días que quedan de la Semana Mayor, entendemos que las personas en estos momentos en Venezuela, invierten el dinero que tienen en la compra de comida y dejan a un lado muchas de las tradiciones propias de la época, pagando sus promesas solo con oraciones”, dijo otro de los vendedores.
Además de asistir a los actos litúrgicos y comprar algunos artículos religiosos, el venezolano acostumbra a preparar postres tradicionales de la época, como el arroz con coco, que se ha convertido en todo un lujo por los altos precios que tienen los ingredientes necesarios para su preparación.
En varios mercados visitados, un solo coco lo ofrecen entre Bs 60.000 y Bs 130.000, el kilo de azúcar en Bs 200.000, el papelón en Bs 250.000 y una lata de leche condensada en Bs 250.000.
Los vendedores que tradicionalmente ofrecían fuera de las iglesias distintas clases de dulces tradicionales, señalan que por los altos precios de los ingredientes, especialmente el azúcar, desistieron del negocio.]]>