Comerciantes de La Candelaria con miedo e incertidumbre ante operativos fiscalizadores

La mortadela a 18 bolívares soberanos (BsS) o en 1.800.000 "de los viejos", el queso duro en 80 BsS (8.000.000) fueron algunos de los precios que  generaron largas colas en la charcutería Los Ángeles ubicada en La Candelaria, en el centro de Caracas.

Comerciantes de La Candelaria con miedo e incertidumbre ante operativos fiscalizadores

No era la única donde se visualizaban filas de personas bajo el sol. Otras charcuterías de la zona así como una famosa distribuidora de pollo del sector fueron “visitadas” esta jueves por efectivos de la Policia Nacional Bolivariana (PNB) y de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), quienes parados en las puertas de los establecimientos, vigilaban el ingreso de personas y, en algunos locales, hasta marcaban a las personas que iban a comprar.

En ese sector queda ubicado el automercado El Dorado, el cual fue inspeccionado este miércoles por funcionarios del gobierno; como resultado se llevaron detenido al encargado.

La Candelaria es una zona muy activa comercialmente. Este jueves había una presencia inusual de funcionarios a pie y en moto por todo el sector. Los sentimientos entre los comerciantes y empleados eran encontrados.

Rosa Anselmi, tiene 40 años viviendo en esa urbanización. Todavía le cuesta familiarizarse con los “bolívares soberanos”. No está de acuerdo con que la Policía tome los comercios y obligue a vender “más barato”.

“Ajá. Yo compro ahorita y, ¿después?”, se pregunta. Jóvito Gómez, le responde: “¿Cuándo ibas a comprar por BsS 80, queso y mortadela? Nunca. Hay que darle gracias al gobierno” Según el señor, las empresas van a poder pagar los nuevos salarios con las ganancias que están teniendo.

Sin embargo, el señor Gómez no sabia que a partir del 1 de septiembre, el impuesto al valor agregado (IVA) aumentaba a 16%. En su análisis tampoco supo explicar cómo se lograrían las ganancias en los negocios, cómo iban a poder pagar sueldos y adquirir nueva mercancía.

Los transeúntes pasaban y gritaban en favor o en contra de la medida. La respuesta variaba por parte de las personas que hacían cola.

Lorena Castro manifestaba no estar de acuerdo en cómo el gobierno estaba haciendo en las cosas. Ella estaba en la cola y se “justificaba” explicando que “hay comer. Tengo hijos que alimentar”.

En cuanto a la cadena de supermercados Plan Suárez, sus sucursales de La Trinidad y Caurimare no presentaban mayor afluencia.

Trabajadores de la cadena aseguraban que los previos no fueron bajados y que sólo se ajustó el de los productos regulados en la lista de 25 productos publicados este miércoles en Gaceta Oficial.

De estas inspecciones a los automercados, cadenas de farmacias y comercios han denunciado que los funcionarios se han llevado mercancía y que han detenido a personas solo por “responderles” a los funcionarios quienes llegan aludiendo a “órdenes presidenciales”.

Personas allegadas a uno de los detenidos de este miércoles, que solicitaron el anonimato, señalaron que los funcionarios lo llevaron a buscar unas facturas este jueves y se lo volvieron a llevar aunque mostraron que todo estaba en regla.

El miedo es palpable entre encargados y trabajadores de comercios que expenden alimentos. Muchos aseguran que estas medidas de detener a personas no va a evitar que los previos aumenten y que si el gobierno no los deja, la consecuencia será negocios cerrados y quebrados con todo lo que eso significa.

A tan solo 72 horas de la implementación de parte de estas medidas.