Comercios en Cumaná no abrirán sus puertas si no se les garantiza seguridad

Tras señalar que en los hechos hubo mucho de vandalismo, la Cámara de Comercio local advierte que muchos establecimientos no podrán reabrir pues fueron robados todos los equipos.

Comercios en Cumaná no abrirán sus puertas si no se les garantiza seguridad

Alrededor de 100 comercios afectados y la negativa de los empresarios a abrir sus locales hasta tanto se retome la calma es el balance que hace la Cámara de Comercio e Industria de Cumaná sobre la violenta jornada de disturbios que sacudió este martes a la capital del estado Sucre, donde el transporte público también se ha negado a prestar servicio por temor a nuevos brotes de violencia.

“Aún no tenemos un balance definitivo, pero podemos asegurar que cerca de 100 comercios fueron afectados, algunos de forma vandálica”, dijo a El Estímulo Rubén Saud, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Cumaná. El directivo evitó ofrecer una estimación de las pérdidas, pues considera que hay que hacer un análisis pormenorizado en virtud de la gravedad de los sucesos.

Tras reunirse con representantes de diversos subsectores económicos, Saud dijo que la magnitud de los destrozos es tal que muchos comercios no podrán reabrir sus puertas. “En algunos locales se llevaron todo el mobiliario, incluyendo juegos de baño y hasta bombillos, pasando por neveras industriales y cajas registradoras”, afirmó, añadiendo que en muchos casos hasta los enseres personales de los propietarios fueron robados.

Afirmó que, por temor a que se repitan los hechos, más de 95% de los comercios no abrió sus puertas este miércoles, en particular los de dueños asiáticos, cuyos representantes comunitarios advirtieron al gobernador Luis Acuña que no retomarían actividades hasta que se les garantice la seguridad personal y de sus propiedades.

Al rechazar las acusaciones hechas por Acuña contra los comerciantes y partidos de oposición de estar supuestamente detrás de la revuelta, Saud dijo que evidentemente hubo una planificación, pero no por parte del sector privado sino de grupos de motorizados que se dieron a la tarea de parar camiones con mercancía, golpear a los conductores y proceder al saqueo, acciones que siguieron repitiéndose durante todo el día de ayer 14 de junio.

El dirigente gremial afirmó que ha recomendado a los empresarios cumaneses evitar abrir sus puertas si no se les garantiza seguridad de parte de las fuerzas del orden público, agregando que aunque la militarización es total no se ha decretado un toque de queda, por lo que espera que la ciudad reinicie este jueves la vuelta a la normalidad.

Si bien dijo desconocer con exactitud cuánto representa el número de comercios afectados sobre el total de empresas que existen en la ciudad, el dirigen gremial afirmó que se trata de la mitad de los comercios afiliados a la cámara regional, una cifra que ha descendido cerca de 80% en los últimos 15 años.

“Hace 15 años, cuando me inicié en funciones gremiales, teníamos cerca de 1.000 afiliados y hoy apenas llegan a 200”, dijo, y acotó que la mayoría ha cerrado debido a la crisis energética y económica. 

El también dirigente gremial y ex presidente de Consecomercio, Fernando Morgado, dijo que según el último censo de industria y comercio de la alcaldía cumanesa, hace cinco años en la entidad habían inscritas cerca de 7.000 locales, pero advirtió que buena parte de éstos han cerrado sus puertas en los últimos dos años.

Cabe recordar que de acuerdo con voceros de la firma automotriz, la planta de Toyota de Venezuela, ubicada en esa ciudad, representa cerca de 50% de los impuestos que nutren las arcas locales.

Por otra parte, Morgado no dudó en catalogar de vandalismo lo sucedido este martes en la capital oriental, pues no solo se trató de saqueos a expendios de comida sino a todo tipo de empresas: ferreterías, panaderías, herrerías, ópticas y depósitos de mercancía industrial.

Dijo además que un grupo de legisladores al parlamento local solicitó a la gobernación hacerse cargo de la indemnización a los comerciantes por los daños sufridos, especialmente aquellos más pequeños que no podrán reabrir sus locales por haber perdido todos sus equipos.

-Carúpano en calma-

El director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Carúpano, Jesús Salazar Campos, informó a El Estímulo que la ciudad se ha mantenido en calma luego de que este martes se produjeran algunos conatos de saqueo que fueron controlados por la fuerzas del orden público y sin que la situación pasara a mayores.

“Hubo intentos pero la Guardia Nacional salió a la calle e inmediatamente controló la situación”, dijo el representante de los comerciantes en esa ciudad oriental, la segunda de mayor importancia del estado Sucre. Aseguró que la mayoría de los locales cerraron sus puertas después del mediodía de este miércoles ante rumores de disturbios, que resultaron infundados, según dijo.