¿Cómo China logra importar crudo venezolano sin dejar rastro?

Datos de rastreo de la agencia Reuters demuestran que China nunca dejó de importar petróleo venezolano, a pesar que desde finales de 2019 no hay un solo registro de ello. Para evadir las sanciones, las empresas chinas recurren a la táctica de traspaso de crudo en embarcaciones en altamar

¿Cómo China logra importar crudo venezolano sin dejar rastro?

Las sanciones impuestas por EEUU a la estatal petrolera Pdvsa cambiaron el panorama comercial del crudo venezolano. China ocupó el lugar de Estados Unidos como principal comprador de petróleo del país caribeño, aunque muchas de estas transacciones se hicieron en silencio y sin registros.

Durante los primeros seis meses de 2019, China importó un promedio de 350.000 barriles por día (bpd) de crudo de Venezuela. Pero en agosto, Washington endureció sus sanciones a Venezuela, advirtiendo que cualquier entidad extranjera que continuara haciendo negocios con el gobierno de la nación sudamericana podría estar sujeta a las medidas.

La estatal China National Petroleum Corp, conocida como CNPC, dejó ese mes de cargar petróleo en los puertos de Venezuela. Los datos de importación de China mostraron que las compras comenzaron a disminuir, y para fines de 2019, se detuvieron abruptamente.

La mayor petrolera china, al igual que clientes en otras partes del mundo, parecía estar cediendo ante las amenazas del presidente Trump. Sin embargo, todo fue una pantalla, porque China nunca dejó de importar, según los datos descubiertos por la agencia Reuters.

petróleo china

En China el petróleo venezolano sigue llegando

El crudo de Pdvsa siguió llegando a puertos chinos, con la ayuda de una subsidiaria con sede en Suiza de Rosneft, la petrolera estatal rusa. Se estableció un método de entrega indirecta que hizo parecer como si el origen del petróleo fuera Malasia.

Entre el 1 de julio y el 31 de diciembre, tanqueros entregaron al menos 18 embarques por un total de 19,7 millones de barriles de crudo venezolano. Sin embargo, los nombres fueron cambiados en puertos chinos, determinó Reuters.

Ese hallazgo de Reuters se basa en una revisión de datos de seguimiento de barcos, documentos internos de Pdvsa y entrevistas con cuatro analistas petroleros que han rastreado los flujos del crudo venezolano por todo el mundo.

Una unidad de CNPC fletó por lo menos uno de esos tanqueros, lo cual significa que era responsable del petróleo a bordo, según datos de Refinitiv. Ese tanquero, llamado Adventure, cargó crudo venezolano el 18 de julio y lo descargó en China el 4 de septiembre. No estuvo disponible la información sobre los fletes de los otros buques que descargaron crudo en China.

Esos 18 envíos representaron más del 5% de las exportaciones totales de Venezuela en 2019. Su valor se ubicó cerca de 1.000 millones de dólares a precios de mercado para el crudo insignia del país, conocido como “Merey”.

Las ventas proporcionaron un apoyo muy necesitado por el gobierno de Maduro. Pdvsa a menudo vende su crudo con descuentos y muchas de sus transacciones se destinan a pagos de deuda, en lugar de generar efectivo.

La revisión de Reuters utilizó datos disponibles del proveedor de información financiera Refinitiv Eikon. También registró capturas de imágenes satelitales y datos del Sistema de Identificación Automática (AIS, por sus siglas en inglés) transmitidos por tanqueros.

EEUU alerta de estos movimientos

El método de despacho, que involucra la transferencia de petróleo entre buques en altamar, ha estado bajo escrutinio durante meses por parte de la administración Trump.

En febrero, Washington impuso sanciones a Rosneft Trading SA, que es la subsidiaria, con sede en Ginebra, de Rosneft. La señaló de ayudar a Venezuela a exportar su petróleo mediante las llamadas transferencias de “buque a buque”. Con esté método se busca enmascarar el verdadero origen del crudo.

Rosneft negó cualquier mala práctica. “La compañía siempre ha estado llevando a cabo y está llevando a cabo sus negocios en total conformidad con la legislación internacional aplicable”, dijo en un comunicado el 5 de junio.

Una zona gris de sanciones

Las importaciones indirectas de China de crudo venezolano caen en una suerte de zona gris, según Peter Harrell, experto en sanciones en el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS), un instituto de investigación en Washington.

Harrell cree que las sanciones estadounidenses autorizan a Washington a castigar a empresas que compran petróleo de Pdvsa a través de un intermediario, particularmente si la empresa “sabe o debió saber que era crudo venezolano”. Pero eso no obliga al gobierno estadounidense a actuar.

“Al final del día, estas sanciones son principalmente decisiones con base en políticas públicas”, dijo Harrell.

Reuters no pudo verificar independientemente si China sabía que el petróleo que había llegado a sus costas, a través de Rosneft Trading, provenía de Venezuela.

El Departamento de Tesoro de Estados Unidos, que aplica las sanciones comerciales, declinó hacer comentarios.

Cuando se le preguntó sobre los hallazgos de Reuters, Elliot Abrams, representante especial del Departamento de Estado estadounidense para Venezuela, dijo en una entrevista que estaban “sobre la mesa” posibles sanciones contra las compañías chinas que compran crudo transbordado.

“Tomaremos medidas individuales con respecto a las transferencias STS”, dijo Abrams.

China dice que no hay nada inapropiado

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo a Reuters que no había nada inapropiado en los tratos de ese país con Venezuela. El ministerio dijo que las sanciones de Estados Unidos habían “afectado gravemente” las relaciones entre Venezuela y el resto del mundo, pero que Pekín tenía la intención de continuar comerciando con el país.

Se envió tanto crudo de Pdvsa a China de esa forma que las importaciones totales de petróleo venezolano del gigante asiático alcanzaron un promedio de 283.000 bpd en 2019. Esa cifra es 24% más que los 228.700 bpd reportados por la aduana china, según cálculos de Reuters basados ​​en comparaciones entre los datos de Refinitiv Eikon y estadísticas oficiales de aduana de China.

No fue suficiente

Eso no fue suficiente para compensar por completo el impacto que las sanciones estadounidenses tuvieron sobre Pdvsa. Los refinadores en Estados Unidos estaban importando un promedio de 500.000 bpd cuando se impusieron las medidas en enero de 2019.

Pero las compras chinas ayudaron a Venezuela a mantener viva su industria energética en momentos en que la caída de la demanda, por parte de otros compradores foráneos, creaba un exceso de petróleo en tierra. Esto casi obligó a Pdvsa a detener la producción en campos esenciales.

Las maniobras de STS son un espejo de las tácticas que Irán, cuya industria petrolera también está sancionada por Estados Unidos, que las ha utilizado para enviar su crudo a China durante años.

¿Cómo el petróleo pasó de un tanquero a otro?

Los envíos a China de crudo venezolano eran inusuales por una variedad de razones, dijeron analistas petroleros. Los tanqueros que salían de Venezuela cargando el crudo de PDVSA no viajaron directamente a China, como lo hicieron en el pasado.

En cambio, 15 embarcaciones cuyas rutas fueron revisadas por Reuters salieron de Venezuela y se dirigieron primero a la costa de Malasia, según muestran los datos de seguimiento. A pocos kilómetros de la costa, en el estrecho de Malaca, cada uno se encontró con un segundo tanquero vacío que se había acercado.

El barco lleno luego transfirió su carga al que estaba esperando y, en algunos casos, a varias embarcaciones más pequeñas. Dieciocho de los barcos receptores se dirigieron a China, donde el crudo venezolano fue descargado y registrado como producto de Malasia, según muestran los registros de aduanas de China.

Sin embargo, Malasia es un productor mediano de petróleo. Típicamente no vende crudo a China en los volúmenes registrados por la aduana de Pekín en 2019. Las importaciones de China declaradas en 2019 desde Malasia fueron 400% más altas que los niveles registrados solo tres años antes. También fueron las más elevadas registradas por Refinitiv Eikon, cuyo archivo de cifras data de 2006.

Información de Reuters