<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Concesionarios Chevrolet sobreviven al cierre de General Motors Venezolana

Los establecimientos subsisten, momentáneamente, mediante el servicio de posventa y la venta de repuestos que tienen en almacén. Están a la expectativa por la salida de General Motors de Venezuela (GMV) del país en abril de este año, y ratificada en junio tras una sentencia adversa del Tribunal Supremo de Justicia.

Concesionarios Chevrolet sobreviven al cierre de General Motors Venezolana

Los concesionarios autorizados de la marca norteamericana, que ya tenían como sus principales fuentes de ingreso el servicio posventa y la venta de repuestos -ya que no hay  producción de vehículos- tienen entre cuatro y cinco meses sin recibir nada de la casa matriz.
Este hecho sumado al anuncio de cese de operaciones por parte de GMV, plantea un escenario de incertidumbre sobre los comerciantes y los dueños de automóviles Chevrolet.
Un empleado del Autocentro MDS comentó: «Lo que nos han dicho es que la planta cerró, y estamos esperando a ver qué va a pasar».
Añadió que, en cuanto a los repuestos, «estamos trabajando con lo que nos quedó».
El asesor de repuestos de Tecniauto, en Los Cortijos, indicó que el cese de operaciones de GMV ha influido bastante en el tema de los repuestos. A su vez, esto ha incidido en la disponibilidad y precios de los mismos, lo que ha ocasionado una baja en la cantidad de clientes que reciben.
Indicó que si en el almacén de repuestos no tienen existencia, se procede a la búsqueda del repuesto a nivel nacional y si aún así no se consigue, se puede pedir fuera del país si el cliente está de acuerdo.
Este problema ha generado que los concesionarios hayan empezado a trabajar en conjunto, es decir, si uno no tiene disponibilidad, se comunica con otros para buscar el producto requerido.
En lo referente al servicio posventa, para un modelo Aveo año 2007, un diagnóstico está en 63.000 bolívares y una revisión general con servicio alcanza los 190.000 bolívares.
A finales del mes de mayo, extrabajadores de GMV aseguraron a El Estímulo que dueños de concesionarios buscaban acuerdos con la empresa en Colombia para importar desde esa plaza las piezas para mantener el mercado de reposición en Venezuela.
– Sin ventas de vehículos –
Empleados de los concesionarios señalaron que no se han vendido vehículos nuevos desde hace más de cuatro años. A pesar de que se ha incursionado también en la venta de carros usados a consignación, no se han concretado ventas debido al alza del precio del dólar paralelo, de referencia para la economía venezolana y que por estos días ronda los Bs 8.000.
Según la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) la industria se encuentra en su peor momento histórico al producir solo 785 unidades durante los primeros cinco meses de 2017.
Venezuela, que llegó a ser el tercer mercado más importante de Suramérica, cerró 2016 con una caída anual de 82,89% en sus ventas de vehículos al alcanzar sólo 3.008, mientras que la producción de desplomó 84,43% a 2.849 unidades.
El retiro de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones en 2006, el cambio en la política automotriz y la restricción en la entrega de divisas para la importación de componentes necesarios para el ensamblaje, comprometieron la viabilidad de la industria en un país que vive la peor recesión de su historia, en un contexto de inflación de tres dígitos altos y fuerte caída del poder adquisitivo.]]>