<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Crecimiento de Venezuela depende de un programa de estabilización

Un plan de estabilización económico, que englobe un incremento masivo de las inversiones y un cambio de modelo político, es prioritario para que Venezuela retorne la senda de crecimiento, según el profesor del Centro de Políticas Públicas del IESA, Michael Penfold.

Crecimiento de Venezuela depende de un programa de estabilización

«Política y petróleo son una realidad que Venezuela tiene que cambiar para enfrentar la coyuntura que vive actualmente», afirmó el politólogo durante el foro Escenarios 2016, organizado por Econoanalítica.

Dijo que a pesar de que la nación se decidió cerrar a la inversión extranjera, el potencial de atracción es mucho más alto que el de otros países de América Latina.

«Colombia esta atrayendo 6.000 millones de dólares al año, Venezuela con muy poco esfuerzo puede hacer eso», afirmó.

Penfold señaló que Venezuela se encuentra actualmente en una etapa de alta inflación, crisis cambiaria, fuga de capitales y crisis externa que sólo se puede superar con un cambio de modelo aunque advirtió que ello implicaría un alto costo político.

Advirtió que Venezuela se encamina hacia una profundización de su crisis económica en medio de un proceso de cambio político pero con perspectivas de transformación del modelo productivo en el mediano y largo plazo.

«Venezuela con un cambio va a poder hacer un brinco cualitativo y cuantitativo importante», aseguró.

En ese sentido, señaló que la viabilidad del cambio de modelo va a depender de dos factores: la capacidad de generar acuerdos y de la credibilidad de un programa para poder corregir los grandes desequilibrios existentes.

Sostuvo que el sector privado puede jugar un papel muy importante tanto en el proceso de cambio como en la consolidación del mismo, en parte porque la atracción de inversiones es el mecanismo de financiamiento más idóneo frente a la caída del ingreso petrolero.

«En el corto plazo las empresas deben jugar de forma muy conservadora sin perder la agilidad y protegiendo su flujo de caja frente a un proceso inflacionario que se va a seguir acelerando», subrayó.

Indicó que Venezuela debería tener un emprendimiento por cada 1.000 habitantes, generando condiciones para crear alrededor de 250 empresas al año pero «para eso se necesita un plan para remover las trabas a la inversión privada» impuestas por el gobierno.