Cadenas de comida rápida varían el menú para sobrevivir a la crisis

Con la crisis llegan los cambios. Algunas cadenas de comida han agregado nuevos combos a su menú, a precios relativamente económicos, para intentar amortiguar la caída de las ventas registradas en los últimos meses.

Cadenas de comida rápida varían el menú para sobrevivir a la crisis

Comer en la calle ha dejado de ser una opción habitual para muchos, ya que la mayoría de los combos superan los 2.000 bolívares y los más baratos van desde Bs 675 a Bs 1.195. Sin embargo estas opciones «no resuelven», opinaron algunos consumidores encuestados.

En Wendy’s, un sándwich de pollo cuadrado sin bebida cuesta Bs 1.290, cuando en octubre de 2015 su precio era de Bs 355 e incluía un refresco regular, un incremento de 263,38% en más de 7 meses. Mientras que el Jr Classic pasó de Bs 355 a Bs 740, un alza de 108,45% durante el mismo período.

En McDonalds, el McMenú, bien sea de carne o de pollo, vale Bs 2.300 e incluye refresco y yuca, un aumento entre 318,18% y 325,92% con respecto a los precios que tenía en octubre de 2015 (Bs 550 el de carne y Bs 540 el de pollo). Y si el consumidor desea cambiar las yuquitas por las papas criollas debe cancelar Bs 300 más.

Sobre las papas importadas que habían regresado al mercado nacional en noviembre de 2015 luego de un año de ausencia, una vendedora del McDonald’s del Centro Comercial Centro Plaza dijo que al poco tiempo de su retorno debieron suspender nuevamente su venta por no tener acceso a divisas.

Por otra parte, los sándwiches de Subway estrenaron precios a partir de este miércoles 1° de junio, luego de haberlos aumentado hace un mes. Los combos de 15 centímetros van desde Bs 2.150 a Bs 2.900, incrementos que oscilan entre 19,30% y 24,31%, con respecto al valor que tenían en mayo (entre Bs 1.735 a Bs 2.195).

Entretanto, los emparedados de 30 centímetros rondan los Bs 3.600 y Bs 4.350, 19,58% y 29,65% superiores a los precios viejos, de Bs 2.895 y Bs 3.355.

La inflación en el sector alimentos, según el Banco Central de Venezuela, cerró 2015 en 315%, un porcentaje muy superior al índice nacional, que se ubicó en 180,9% en el mismo período. Los establecimientos de comida rápida no escapan al aumento de los insumos, y aunque siempre han presentado opciones más económicas, comer en ellos se ha vuelto un lujo que pocos pueden darse con la misma frecuencia.

«Ya ni se puede comer», lamentó uno de los clientes que se encontraba en uno de los establecimientos del este de la ciudad de Subway al observar la lista de precios.

Uno de los vendedores del lugar, que prefirió mantenerse en anonimato, expresó estar preocupado por la paralización de las plantas de refrescos Coca Cola debido a la falta de azúcar industrial, ya que esta bebida acompaña sus combos.

Precisó que de 100 unidades que vendían en un solo turno (de 9:00 de la mañana a las 4:00 de la tarde) ahora venden 27 en todo el día. «Nos mantenemos abiertos porque hay empresas cercanas que siempre nos compran en grandes cantidades», agregó.

Con respecto a la escasez de insumos, detalló que la falta de mayonesa es uno de los mayores problemas que están enfrentando y explicó que a veces la preparan con recetas caseras o la adquieren por medio de los llamados «bachaqueros» (revendedores).

Dijo que otra de las problemáticas que sufren es la falta de harina de trigo. «Los dueños nos han informado que tienen inventario de pan para tres meses, y que de no resolverse la situación están pensando en disminuir los tamaños de los panes y llevar el sándwich de 15 cm a 10 cm», comentó.

Apuntó que otra de las opciones que están evaluando aplicar los propietarios de la franquicia para paliar la caída de las ventas es añadir otros productos al menú como sopas, wraps y ensaladas.

Una de las cadenas que ya amplió su menú con un nuevo combo es Burger King, que para sobrellevar la escasez de insumos agregó los wrap de pollo clásico con refresco a la lista de los productos que ofrece. «Lo que más nos ha impactado es la falta de pan, tuvimos que cambiar de proveedor que anteriormente era Bimbo», precisó el sub-gerente de una de las tiendas del este de Caracas.

Aseguró a El Estímulo que con los demás insumos no han tenido inconvenientes pero que cada vez que les toca reponer inventarios los precios han subido. Sobre la caída de las ventas, precisó que anteriormente en un buen día las transacciones podían llegar a 235 mientras que hoy en día alcanzan las 50.

Los «Dúo del Rey», anteriormente conocidos como los «Combo del Rey» y que venían acompañados con refresco y arepitas, ahora solo cuentan con la hamburguesa y la bebida y tienen un valor de Bs 1.195: un alza de 115,31% con respecto al precio de Bs 555 que tenía para octubre de 2015.

Las opciones de pollo y las pizzas tienen precios mucho más elevados. En KFC los precios de los combos simples y completos van desde Bs 2.599 a 4.899, mientras que los familiares están entre Bs 8.290 y Bs 9.990.

«El Resuelve», un combo para dos personas con una sola bebida de KFC, van desde Bs 1.499 a Bs 1.899.

Por su parte, los precios en Arturo’s van desde Bs 4.050 a Bs 11.380, de acuerdo con la cantidad de piezas de pollo que se pidan.

«Es imposible llevar el mismo nivel de vida que tenía antes. Yo era una persona que comía por lo menos tres veces a la semana en la calle con mi novio, ahora si acaso como una vez al mes y cuando cobro la quincena, porque si me excedo me quedo corta de dinero», dijo a El Estímulo la diseñadora gráfica Luisa Martínez, quien además apuntó que gana más de tres salarios mínimos (Bs 45.153).

Para los que prefieren las pizzas, los costos no bajan de los Bs 2.450 la tradicional y de tamaño pequeño sin contar el refresco que puede llegar a valer hasta Bs 860, en el caso de Full Pizza. La más costosa, la Manhattan grande, puede costar hasta 10.120 bolívares.

Los adicionales rondan entre Bs 800 y Bs 3.000, dependiendo del ingrediente y del tamaño de la pizza.

«Las ventas están muy malas. Las personas ven los precios y se van corriendo a otros locales», dijo el cajero del local ubicado en un centro comercial del este capitalino.

Mientras que en Pizza Hut, los precios de las pizzas van de Bs 1.710 bolívares a Bs 8.740 bolívares, los refrescos están entre Bs 440 y Bs 750, y los adicionales rondan entre Bs 750 y Bs 1.900.