<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

¿Cuánto cuesta comprar un carro en Venezuela?

La realidad económica de Venezuela echa por tierra la esperanza de cualquier ciudadano de adquirir un carro cero kilómetro. Los precios se cotizan en dólares y bolívares, y resultan impagables para el venezolano promedio. Solo Ford Motor de Venezuela y Toyota disponen de autos nuevos del año para la venta.

¿Cuánto cuesta comprar un carro en Venezuela?

El acceso a los vehículos nuevos en concesionarios es casi nulo, por lo que muchos venezolanos optan por comprar carros usados y como sucede con los productos con poca oferta y mucha demanda, los precios se disparan y más aún si el dólar –moneda en la que se transan las operaciones en este mercado– es uno de los bienes más buscados en Venezuela.
Desde marzo de 2015, el gobierno autorizó a Ford Motor de Venezuela a comercializar algunos de sus modelos bajo una fórmula mixta dólares-bolívares, pero las distorsiones de la economía y las restricciones a la industria automotriz evitaron que el mecanismo se mantuviera como la manera de acceder a un carro de agencia en Venezuela.
El ensamblaje de vehículos se limita a dos firmas de las siete que integran la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez), que ya ni publica los reportes mensuales de ventas y producción ante el achicamiento del sector.
En un recorrido de El Estímulo por algunos concesionarios del este de Caracas el 5 de abril, se observó que la situación no ha cambiado en comparación con el año pasado. No se exhiben vehículos nuevos (se ensamblan por pedido) y otros muestran vehículos a consignación.
En una de las instalaciones Toyota visitadas los precios de la lista que acababa de llegar se mantendrían vigentes solo por 10 días, indicó el asesor de ventas. Los modelos Corolla, Hilux y Fortuner se pueden encargar. La parte en bolívares sube todos los meses, señala el empleado.
Para poder comprar un Toyota armado en el país, hay que transferir los dólares a una cuenta en el extranjero, mientras que los bolívares van a una cuenta en la banca nacional de la concesionaria con la que se cierre la negociación.
«La operación es de contado. A juro hay que tener una cuenta en dólares para comprar un carro. La porción en bolívares que son las piezas nacionales, más la mano de obra, se paga obligatoriamente en bolívares», explicó la asesora.
El octubre de 2017 Toyota lanzó al mercado su nuevo Corolla de baja gama a un precio de Bs 130 millones que no llegó a los concesionarios. Hasta ahora el único modelo que se está ofreciendo es el Corolla automático Gli (gama alta) con un motor de 2 litros, que se comercializa bajo el esquema mixto de pago a un precio que muy pocos venezolanos pueden pagar: $26.160, más Bs 840 millones y los impuestos a la tasa de cambio oficial vigente. Este precio se mantiene hasta el 15 de abril, advierten en el concesionario.
Una camioneta «Fortuner 4×4 cuesta $36.700,00 más  Bs 980 millones; mientras que una Hilux 4×4 v6 cuesta $34.200,00 más Bs 950 millones. Una Hilux 2TR M/T 4X4 (4CIL) tiene un  precio de $28.700,00 más Bs 895 millones; y finalmente una Hilux 2TR M/T 4X4 (4CIL) $28.700,00 más Bs 895 millones».
El sueldo mínimo integral de un venezolano es de apenas Bs 1.307.946 o 3,2 dólares a la tasa de cambio paralelo de Bs 400.000 que registraba DolarToday el 11 de abril.
La situación se repite en otro concesionario cercano al Toyota. En los salones de venta se encuentran vehículos con una característica especial: ya tuvieron uno o varios dueños. En tiempos no tan lejanos había variedad de modelos. Una promotora de ventas indicó que en el negocio solo tienen tres modelos de autos cero kilómetros.
«La venta de carros nuevos está muy difícil. Ahorita tenemos tres y eso es bastante. La mayoría de los carros que se venden son usados porque la gente se está yendo del país», explicó. Un Toyota Cambridge nuevo 2017 cuesta $28.500. Una camioneta Tucson nueva de Hyundai 4×4 2017 tiene un valor de $31.500, mientras que un carro Honda Civic nuevo 2017 cuesta $31.500.
El proceso para pagar un carro no es igual en todos los grupos automotores. En el lugar, la persona solo debe transferir a una cuenta en el extranjero los dólares. Ellos se encargan de todo el procedimiento.»Una de las pocas cosas que se pagan aún en bolívares en Venezuela es la comida», agregó. Los gastos de notaría y título se pagan aparte en bolívares y el precio sube frecuentemente, pues estos montos dependen de lo que indique el gestor.
De todas formas hay ganancias. En este caso, la concesionaria sirve de intermediaria entre el dueño del carro y el comprador, recibiendo un porcentaje del acuerdo.
En esa casa automotriz un Honda Civic 2007 en el concesionario tiene un valor de $6.800, mientras que una Fortuner de Toyota 2010 vale $16.500 y un Corolla de Toyota 2005 cuesta $8.000. En este caso, solo se realiza un pago único en dólares.
Solo aceptan carros usados a partir del año 2006, eso sí, deben ser revisados por el mecánico del concesionario y estar en óptimas condiciones.
En un concesionario Citroën solo tienen dos vehículos nuevos Citroën C4, importados, que están allí desde 2016, debido a que la gente no arriesga $30.000 porque los repuestos también son importados. De igual manera, quien opte por comprar debe hacerlo en la cuenta que el concesionario tenga abierta en el exterior.
El cliente solo debe realizar este pago en dólares, pero los gastos de notaría y título se cancelan en bolívares. Semanalmente llegan al concesionario desde dos hasta cinco carros usados en precios que van desde $18.500 hasta $37.000. La venta ha disminuido en los últimos meses por los altos precios. «Hay semanas que no se vende ni un auto», agregó el vendedor.
En un concesionario Chevrolet –de la firma General Motors Venezolana que cerró operaciones hace un año– se venden vehículos usados, pero el espacio de exhibición luce inmenso para la oferta, Hay hay pocas personas que atienden al público y apenas dos vehículos que ofrecer: una Jeep Cherokee 2013 que costaba $24.000, mientras que el único vehículo cero kilómetros que poseen es un BMW que vale $135.000, marcas que no pertenecen a la compañía. «Aquí solo trabajamos con repuestos en el caso de Chevrolet», puntualizó.
En un concesionario autorizado Chrysler solo tienen un carro disponible cero kilómetros que es el Dodge Forza 2017, con un valor de $10.500, negociable.
Una Grand Cherokee 2017 cero kilómetros importada tiene un valor de $40.000, mientras que una camioneta de este modelo usada, año 2015, tiene un valor de $15.000.
«Los concesionarios están trabajando con dólares propios. A principio de año se vendió algo, pero ahora casi todo está paralizado. Se venden más los carros usados porque la mayoría de la gente se está yendo de país», dijo el ejecutivo de venta.
En otros concesionarios de la compañía, una Tucson de Hyundai 2017 cuesta $26.000 más Bs 105 millones. En Estados Unidos, el mismo carro pero año 2018, entre el 3 hasta el 30 de abril, se puede encontrar entre $21.050 hasta $27.925, sin incluir los impuestos, el título y los aranceles de licencia, de acuerdo a la información publicada en el portal web de Hyundai.
Mientras que un Ford Fiesta 2017, color blanco, vale $16.800 y Bs 85 millones; y en Estados Unidos por este modelo similar hay que cancelar alrededor de los $9.998.
Finalmente por una Ford EcoSport 2017 hay que pagar $19.900 y Bs 105 millones, y en el territorio norteamericano, este modelo tiene un costo de $15.690.
La industria automotriz venezolana enfrenta una crisis que arrancó cuando comenzó la escasez de divisas, otorgadas solo por el gobierno nacional. Desde entonces, la producción ha sido intermitente. Resulta imposible para la mayoría de los ciudadanos comprar un carro en dólares, cuando deben satisfacer necesidades como alimentación, transporte y vivienda.]]>