¿Cuánto cuesta emigrar a Colombia?

La salida de venezolanos desde su territorio es una constante de alcance incalculable. El norte, patrón común: evitar una histórica crisis motivada por los desaciertos políticos del chavismo cuyo impacto incidió sobre la nación petrolera.

Frente a problemáticas que se renuevan constantemente, la solución de millones pasa por apostar por otras opciones que brinden estabilidad. El precio: salir de su país.

Según datos de la ONU, más de cuatro millones de personas han dejado Venezuela para instalarse en otros sitios, con la región suramericana como el principal punto de establecimiento para estos. Colombia lidera la lista de territorios que más ha recibido, con poco menos de un millón y medio dentro de sus fronteras.

Pero, a pesar del elevado número de migrantes, salir del país no es sencillo. Entre papeleos para la estabilidad legal en el país al que se apunte, existen otros factores, sobre todo económicos, que tiene importancia al momento de establecer un plan de vuelo.

Migrar invita a pensar las cosas más de una vez y contar con una organización religiosa.

Dentro del contexto venezolano, la crisis económica se convierte en un alto obstáculo para aquellos que anhelan buscar nuevas y mejores oportunidades en otras latitudes. Por su cercanía, Colombia aparece como uno de los destinos más accesibles tantos por vía aérea como terrestre, con boletos que van desde los $35 hasta los $300 dependiendo de la alternativa a aplicar.

Quienes apuntan a su salida de Venezuela por carretera, Colombia es el punto de arribo. Desde varias ciudades del país salen unidades que cruzan hacia Cúcuta, ciudad colombiana que hace frontera con el territorio nacional. Desde ahí, otro autobús hacia Bogotá cobra aproximadamente $50. Hacia otros nombres propios de su geografía, como Barranquilla, se pagan alrededor de $30. A Medellín, $40. Bucaramanga, por su cercanía con la frontera, muestra precios más accesibles, con boletos de hasta $12 por viajar en autobús hasta el mencionado destino.

Hacer vida es otro caso, uno en donde el migrante se ve obligado a contar con un mayor presupuesto en donde el grueso se identifica bajo el alquiler de una habitación, cifra que, dependiendo de la zona, se transa en $100.

Mientras, el salario mínimo en el vecino país se ubica en $252.

Contenido patrocinado por Valiu