Desolación y comercios cerrados deja primer día del cierre de la frontera

A diferencia del festín y la gran afluencia de personas que se vivió el lunes 12 en la frontera, este martes 13 se observó desolación y comercios cerrados en las poblaciones fronterizas de Táchira con Norte de Santander, Colombia.Sola y despejada lució este martes la frontera de San Antonio del Táchira con Cúcuta, luego del anuncio del presidente Nicolás Maduro de cerrar el paso binacional por 72 horas, para evitar el ingreso al país del dinero proveniente de las “mafias cambistas”.

Desolación y comercios cerrados deja primer día del cierre de la frontera

Desde tempranas horas de la mañana grupos minoritarios de personas se acercaron a la aduana principal de San Antonio, tratando de mediar con los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) para permitirles el paso hasta el puente internacional, petición que fue denegada.

Frontera 6

A lo largo de la avenida Venezuela se encontraban los militares dispersando a quienes querían permanecer en las inmediaciones de la aduana.
El paso aduanal solo fue permitido a funcionarios públicos que laboran en las distintas oficinas (Seniat, Banco del Tesoro y Saime) que funcionan en el edificio gubernamental.

Frontera

Quienes aguardaban con equipaje en esquinas de la avenida Venezuela se quejaban de la medida del mandatario nacional de cerrar el paso hacía Colombia de manera abrupta.

“Anoche veníamos en carretera y no nos enteramos del cierre de frontera. Viajamos desde Maracay a pasar Navidad con la familia en Colombia y ahora tenemos que salirnos del presupuesto y pagar hotel aquí hasta que la abran nuevamente”, dijo Pedro Rosales.

Personas que trabajan en Colombia y residen en las poblaciones fronterizas no pudieron pasar a cumplir con su labor pues el paso para ellos también estaba restringido a diferencia del primer cierre fronterizo, cuando tenían un permiso especial que les permitía cruzar.

Frontera 2

“Este gobierno está matando de hambre al pueblo, inclusive a la Guardia Nacional. Soy una mujer mayor, venezolana y trabajo en Cúcuta lavando y planchando para ganarme la sopa y no me dejan pasar. No sé qué va a pasar conmigo, yo trabajo para ganarme la comida porque aquí en San Antonio no hay trabajo con el que uno pueda vivir”, vociferaba María Ramírez, frente al cordón de seguridad de la GNB, apostado en la aduana.

Del lado colombiano numerosas personas quedaron rezagadas en la mitad del puente Simón Bolívar. Algunos retornaban a Venezuela luego de un viaje, mientras que otras se quedaron haciendo compras.

Las casas de cambio en La Parada no tuvieron movimiento comercial.

– Santamarías cerradas – 

A diferencia de la jornada que vivió el día de ayer lunes, el comercio de San Antonio del Táchira, mostró su peor cara. El 80% de los negocios no abrió sus puertas y los pocos que lo hicieron presentan poca afluencia de compradores.

Frontera 3

Mayra Arias, tiene una venta de calzado a pocos metros de la avenida Venezuela y dijo a El Estímulo que en comparación con el día lunes 12: “Hoy no hemos hecho nada. Pagamos empleados y ni siquiera hay gente en las calles, el grueso de personas se concentró hoy en los bancos».

Las rutinarias colas vehiculares que diariamente se presentan en la alcabala de Peracal, ruta que lleva desde San Antonio hasta San Cristóbal, desaparecieron este martes y las vías se mostraban despejadas y con menores controles por parte de los funcionarios militares.