<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Hijo de diputado chavista invierte $1,220 millones en empresa de Bitcoin en bancarrota

En el mundo de los bitcoins nadie pensaría que es provechoso comprar el inventario de Hashfast Technologies, un fabricante de hardware para minar moneda virtual declarado en bancarrota y con $40 millones en deudas. Sin embargo, la transacción resultó atractiva para el hijo del diputado del PSUV, Guido Ochoa, quien adquirió el viernes los equipos de la empresa por $420.000. Inicialmente, había circulado la información de que el comprador era el parlamentario. Sin embargo, el CEO de la empresa, Eduardo deCastro, aclaró al portal Arstechnica.com que se trata del hijo del diputado, también llamado Guido Ochoa.

De acuerdo con el documento de declaración de la empresa, introducida en la Corte de Bancarrota de Estados Unidos, División California, la compra incluye el inventario restante de equipos de Hashfast, dedicada a la manufactura de computadoras especializadas para minar bitcoins, menos los chips ASIC ,que también elabora la compañía.
 «Minar» bitcoins es usar los procesadores del CPU o de la tarjeta gráfica de un computador para calcular «códigos». Si uno de esos códigos cumple con el protocolo del Bitcoin, se genera una de estas monedas virtuales. Las máquinas adquiridas por Ochoa se especializan en este proceso.
Lo que resulta dudoso para los especialistas en bancarrota son las condiciones de la compra. Según expresa el mismo documento, ésta se autorizó con la condición de que los deudores Hashfast pudieran comprar al precio de costo el hardware que Ochoa va a desarrollar utilizando los equipos adquiridos y que, además, será compatible con los inventarios de microchips de Hashfast.
“Este compromiso es valioso para los Deudores porque les permite vender los circuitos integrados utilizando el inventario de chips de los Deudores a un precio competitivo en el mercado y genera un significativo margen de ganancia para los Deudores”, señala el texto.
Otros documentos citados por Arstechnica.com señalan que Ochoa ya era cliente de Hashfast y había gastado previamente $800.000 en equipos, por lo que la inversión total sería de $1,220 millones. Dennis Montali, juez veterano en bancarrotas, se quedó asombrado con la operación.
“Lo que no entiendo es por qué el Sr. Ochoa le permitirá a Hashfast comprar los equipos. Es como que un paciente que está a punto de morir de tres diferentes causas, ahora se le sugiere una cuarta cirugía, ahora quieren ponerle un transplante de cadera, ¿por qué?”, reseña el portal.
-¿Es negocio?-
Un experto en el negocio de los bitcoins, que prefirió reservar su identidad, afirmó que la compra de estos equipos puede resultar lucrativa en el caso de Ochoa.
“Depende de cuánto poder de computo le dan a esas máquinas. Eso no es negocio a casi ninguna parte del mundo sino en Venezuela porque el mayor costo variable es energía, y como en Venezuela la energía es tan barata hace viable este negocio”.
Añadió que si las máquinas se instalan en el país, el dueño podría hacerse multimillonario en un plazo de tres años.]]>