EEUU plantea una coalición internacional para proteger a petroleros en el Golfo

Estados Unidos aspira a formar una "coalición" marítima internacional que garantice la libertad de navegación en el Golfo en medio de un clima de extrema tensión con Irán y a pesar de la reticencia de sus aliados.

«Creo que probablemente en las dos o tres semanas próximas determinaremos cuáles son los países que tienen la voluntad política de respaldar esta iniciativa, y luego trabajaremos directamente con los militares para identificar las capacidades específicas» para concretarla, dijo el martes el general Joseph Dunford, jefe del estado mayor de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Washington aportaría «el conocimiento y la vigilancia del dominio marítimo», señaló, ya que la VI Flota estadounidense está estacionada en Bahréin.

Los petroleros serían escoltados por barcos de las naciones bajo cuya bandera navegan, como lo planteó en junio el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo entonces que esperaba que más de 20 países, entre ellos Emiratos Árabes y Arabia Saudí, aceptaran trabajar en conjunto sobre la seguridad marítima. Esta colaboración permitiría a Estados Unidos no ser el único país que soporte los costos de la operación, subrayó.

India ya envió dos buques de guerra al Golfo para conducir «operaciones de seguridad marítima» en favor de barcos bajo bandera india.

Otros países poseen bases militares en la zona, como Francia en Abu Dabi y Gran Bretaña en Bahréin.

El estrecho de Ormuz, por el cual transita cerca de un tercio del crudo mundial transportado por vía marítima, fue el escenario de una serie de acontecimientos, entre ellos ataques de origen desconocido a petroleros y la destrucción por parte de Irán de un dron estadounidense.

Washington acusó a Teherán de estar en el origen de los sabotajes a los petroleros, pero Irán negó toda responsabilidad.

Desestabilizar el mercado

El año pasado, Trump se retiró del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní firmado en 2015, acusando a Teherán de pretender desestabilizar la región.

Desde entonces volvió a aplicar severas sanciones contra Irán que afectan fundamentalmente las exportaciones de petróleo de la república islámica.

Estados Unidos, que niega querer una guerra con Teherán, anuló a último momento ataques militares a objetivos iraníes en represalias por la destrucción del dron.

Las declaraciones del general Dunford se produjeron en momentos en que el emir de Catar, Tamim bin Hamad Al-Thani, se encuentra en Washington.

El Estado del Golfo, donde Estados Unidos tiene desplegados unos 10.000 militares, es un aliado de Washington, aunque desde 2017 sufre un embargo de Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Bahréin y Egipto, otros socios regionales del país norteamericano.

Para Alex Vatanka, del centro de reflexión Middle East Institute, esta iniciativa estadounidense podría a largo plazo ayudar a resolver el conflicto diplomático entre las monarquías petroleras.

Pero el experto se muestra escéptico respecto a un «cambio general de la dinámica» del conflicto entre Teherán y Washington.

«No creo que esto disuada» a Irán de seguir presionando a Estados Unidos y «crear pánico en la cabeza» de Trump desestabilizando el mercado mundial del crudo, dijo.

El secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, dijo durante una reciente visita al cuartel general de la OTAN que «algunos» aliados habían expresado en privado su voluntad de participar en la coalición.

Sin embargo, numerosos dirigentes europeos dudan de los fundamentos de la política de Trump respecto a Irán.

En mayo, España retiró una fragata que acompañaba a un portaaviones estadounidense para evitar a toda costa «una acción guerrera».

El estrecho de Ormuz es particularmente vulnerable, por su ancho, de solo 50 km aproximadamente, y de su profundidad, que no excede los 60 metros. Irán amenaza con bloquear el paso en caso de confrontación con Estados Unidos.

Washington ya participó en operaciones de protección de petroleros en el Golfo durante la guerra entre Irán e Irak, cuando barcos de Kuwait operaron bajo bandera estadounidense.

En julio de 1988, el crucero USS Vincennes abatió un avión de la compañía nacional Iran Air, matando a sus 290 ocupantes. El ejército norteamericano dijo entonces que había confundido al aparato con un caza iraní.