El Aissami, la controversial ficha de Maduro para "cambiar" la industria petrolera venezolana

Comodín que ha pasado por múltiples roles, Maduro acercó a El Aissami en febrero al sector petrolero al ponerlo a la cabeza de una comisión para "reestructurar" Pdvsa

El Aissami, la controversial ficha de Maduro para "cambiar" la industria petrolera venezolana

Hombre de confianza del gobernante socialista Nicolás Maduro. Temido por sus adversarios. Acusado por Estados Unidos de narcotráfico. Tareck El Aissami toma el Ministerio de Petróleo de Venezuela; su misión es resucitar la industria de crudo del país en plena cuarentena por el nuevo coronavirus.

Este abogado de 45 años, de origen sirio-libanés y por quien la justicia estadounidense ofrece una recompensa de 10 millones de dólares, es una de las figuras más poderosas del chavismo.

Captó desde muy joven la atención del fallecido Hugo Chávez, de quien fue ministro de Interior. sin embargo, afianzó su influencia con Maduro, quien llegó a designarlo vicepresidente ejecutivo en 2017.

Ahora, ostentando a la par la vicepresidencia del área económica, El Aissami asume uno de los cargos más importantes de Venezuela cuando la producción de crudo del país es de poco más de 700.000 barriles diarios, cifra muy pobre en una nación que ofertaba más de tres millones de barriles en 2008.

Cambiar la cara de la industria

El Aissami es el sucesor del general Manuel Quevedo, cuya gestión como ministro de Petróleo y presidente de PDVSA fue duramente cuestionada. Maduro “está tratando de cambiar la cara a la industria”, dice el especialista petrolero y profesor universitario Luis Oliveros.

Comodín que ha pasado por múltiples roles, Maduro acercó a El Aissami en febrero al sector petrolero al ponerlo a la cabeza de una comisión para “reestructurar” Pdvsa. Desde entonces, fueron encarcelados varios directivos acusados de corrupción e incluso de entregar “información confidencial” a Washington.

“Es más inteligente (que Quevedo), pero no sabe casi nada sobre el tema” petrolero, tuiteó Francisco Monaldi, experto en energía de la Universidad Rice, en Texas.

La industria petrolera venezolana está venida a menos por corrupción y falta de inversión. A esto hay que sumarle el colapso de los precios del crudo por la caída de la demanda a raíz de la pandemia de COVID-19.

Moral “intacta”

El lugarteniente de Maduro, quien se declara “radical”, ha desfilado por una amplia gama de cargos públicos en la era chavista.

Fue parlamentario (2005), viceministro de Seguridad Ciudadana (2007-2008) y ministro del Interior (2008-2012). Se desempeñó también como gobernador del céntrico estado de Aragua (2012-2017), uno de los más poblados de Venezuela.

Era visto como la mano de hierro del gobierno socialista, imagen contrastante con sus impecables trajes y su cuidado peinado, así como con su pausado tono de voz.

Dirigentes opositores como el diputado Luis Florido lo llegaron a definir como “el rostro de la represión”.

Tras convertirse en vicepresidente de Maduro en enero de 2017, la administración de Donald Trump lo incluyó en su lista negra al acusarlo de narcotráfico. Congelaron los bienes que pudiera tener en Estados Unidos y prohibió negocios con él.

El Aissami, con su moral “intacta”, tachó la acción de “miserable agresión”.

Desde que se separó de la vicepresidencia en junio de 2018, se enfoca en el área económica. Bajo su gestión, los controles reinantes desde hace años en Venezuela se relajaron. Sin embargo, en la última semana se retomó la supervisión de precios de alimentos básicos.

“Pieza fundamental”

La militancia izquierdista del nuevo ministro de Petróleo es herencia de su padre, Zaidan Amin El Aissami, cabeza de una familia sirio-libanesa que migró a Venezuela y se instaló en la futbolera localidad de El Vigía (estado Mérida, oeste).

Zaidan fue arrestado durante la intentona golpista de 1992.

El Aissami ha tenido una cercana relación con el equipo de béisbol Tigres de Aragua y con el de fútbol Aragua FC. Siendo gobernador, en 2015, fue anunciado como delantero por el club, aunque no llegó a debutar.

Con el país paralizado por la cuarentena para frenar el avance de la Covid-19, El Aissami sigue siendo “pieza fundamental” para el chavismo. Su gran reto, según Oliveros, será “tratar de vender petróleo” pese a las sanciones.