El costo de recuperar lo que el apagón se llevó

Las terribles consecuencias que están dejando los apagones masivos que azotan a Venezuela desde el pasado 7 de marzo han incrementado la desidia y la crisis económica y social en el país. Miles de ciudadanos se han visto en la difícil tarea de recuperar electrodomésticos que son dañados por los bajones de electricidad, haciendo que muchos tengan que gastar exageradas cifras de dinero. Muchos recurren a los dólares o euros para poder recuperar sus artículos de primera necesidad. 

El costo de recuperar lo que el apagón se llevó

Las constantes fallas eléctricas en el país han ocasionado muchas pérdidas de electrodomésticos como neveras, microondas y aires acondicionados. Cientos de personas se gastan todos sus ahorros adquiriendo protectores de electricidad para «resguardarlos».

EE-ELETRODOMESTICOS-APAGONES-03.04.19-DANIELH-4

Con una inflación que se prevé que llegue a 10.000.000%, los venezolanos no tienen el poder adquisitivo para comprar de un día para otro un electrodoméstico de primera necesidad. Muchos optan a quedarse sin ellos o por pagar una reparación, que es igual que costosa.

“Nosotros nos dimos cuenta que el microondas estaba dañado cuando llegó la luz y quisimos calentar algo, de inmediato supimos que se había quemado por completo. Nosotros no tenemos como comprar un nuevo microondas, no contamos con los recursos necesarios”, comentó Edgar Gallardo, un estudiante universitario que vive con sus dos padres. 

Él no puede comprarlo. Un microondas se puede encontrar en una tienda de electrodomésticos por el precio de 400.000 bolívares, que es equivalente a 108 dólares manejado a la tasa del mercado paralelo. Esto quiere decir que el venezolano necesita 21 sueldos mínimos para adquirirlo, sin contar con el regulador que está cotizado entre 35.000 a 144.000 bolívares.

EE-ELETRODOMESTICOS-APAGONES-03.04.19-DANIELH-6

Las personas no tiene muchas opciones a la hora de comprar un artículo eléctrico.  Porque la mayoría de las tiendas en la ciudad capital no están abiertas y otras se quedaron sin inventario por la gran cantidad de personas que compran reguladores y linternas, artículos que se convirtieron de primera necesidad.

«Nos quedamos sin reguladores ni linternas, todo eso se fue cuando comenzaron los apagones, en la tienda llegaban cientos de personas para comprar lo necesario para que no se dañaran los electrodomésticos», comentó el dueño de una ferretería en Chacao.   

EE-ELETRODOMESTICOS-APAGONES-03.04.19-DANIELH-7

También existen otras tiendas que cobran directamente los artículos en divisas, a la tasa de cambio del momento. Una nevera puede costar entre 600 a 2.000 dólares, pero algunas son vendidas con piezas faltantes o que presentan algún problema técnico.

«Después del primer apagón, cuando regresó la luz, nos dimos cuenta que el protector de voltaje no aguantó la energía porque el compresor explotó. La nevera echó candela. El motor se destruyó por completo y perdimos toda la nevera. El repuesto que tiene no está en el país y no la pueden traer a Venezuela», admitió Mayela Rodríguez, una joven universitaria.

Rodríguez explica que su familia tuvo que comprar una nueva nevera nueva en 1.800 dólares porque fue lo más «económico que pudo encontrar». También tuvo que comprar una nueva secadora debido a que el protector tampoco aguantó el voltaje cuando regresó la electricidad.

EE-ELETRODOMESTICOS-APAGONES-03.04.19-DANIELH-9

Muchas tiendas donde reparan este tipo de electrodomésticos no consiguen los repuestos en Venezuela y al conseguirlos de afuera se exponen a que el precio sea más elevado.

Wilfredo Suárez, técnico en electrodomésticos, que cuando se dañan hay que botar todo el artículo. Asimismo, indicó que la reparación de un congelador o una nevera estaría costando aproximadamente entre 300.000 y 400.000 bolívares esto equivale a 108 dólares, si el problema no es tan grave.

EE-ELETRODOMESTICOS-APAGONES-03.04.19-DANIELH-5

«El miércoles durante todo el día iba y venia la luz. Cuando llegaba, la conectábamos y cuando se iba, la desconectábamos. Ella tenía su protector, un protector especial para neveras. Nunca habíamos tenido un problema ni nada con el protector, teniendo en cuenta que estamos hablando de una refrigerador que tiene como máximo uno treinta años, quizás hasta más. Lo que si estoy segura es que, por tiempo no fue que se dañó, si hubiese sido el caso, hace tiempo hubiera dado indicios de querer dañarse y, en todo momento había funcionado sin problema», dijo la periodista Mariangel Velásquez.

Explicó que los constantes bajones de luz causaron que su nevera se quemara. Su mamá, que vive con ella, no se dio cuenta hasta que fue a buscar agua y notó que la jarra y los alimentos estaban descongelados. Buena parte de la comida que tenían en la nevera se dañó y admiten que no les importó, les dolía más el hecho que la nevera se hubiese dañado.

«Aún sigo llorando, dime tú ¿Ahora cómo compramos una nevera? ¿Con qué sueldo? Todo se nos descuadró, ahora no podemos hacer mucha comida (mamá solía hacer la comida de la semana para no cocinar todos los días), agua fría; no tenemos. Ahora, hay que comenzar a comprar la comida del día, por ejemplo, un tomate, una papa, una bandeja de carnes, etc… Lo que vamos es a gastar más de lo usual. No es la idea. ¿Qué si la voy a mandar a arreglar? Puede, no sé, qué me garantiza que el día de mañana no haya un nuevo apagón y no se me vuelva a dañar, nada. Tenemos miedo que otra cosa se nos vuelva a dañar», señaló.

EE-ELETRODOMESTICOS-APAGONES-03.04.19-DANIELH-8