El dólar barato no durará mucho tiempo, advierten los expertos

En su ponencia sobre escenarios macroeconómicos y cambiarios para el año 2020, el economista venezolano Pedro Palma advirtió que más temprano que tarde volverá a subir el precio del dólar estadounidense, moneda que se ha afianzado gradualmente en las transacciones del país.

En la cita celebrada en Caracas este jueves, el experto manifestó que “la divisa ha quedado rezagada por el proceso hiperinflacionario en el país, lo que lleva a lo que se puede adquirir en el país con dólares es cada vez menos”.

La razón: el débil impacto de Venezuela en el sector petrolero.

“La caída en la producción petrolera a niveles de 700 mil barriles diarios nos coloca en niveles de producción de los años 40 y reduce enormemente el flujo de divisas provenientes de la actividad petrolera, que son las importaciones que generan flujo de caja en el país”, enfatizó Palma.

Así, “toda esta realidad hace inviable que la divisa en Venezuela se mantenga al precio actual”.

La economía nacional, una que alguna vez fue la referencia regional gracias a sus enormes ingresos por parte del mencionado sector, hoy sufre bajo la sombra de lo que alguna vez llegó a ser.

La inflación alcanzó tal altura que en 2007 se anunció la primera de dos reconversiones cuyo efecto ha sido no más que combustible sobre fuego. El bolívar pasó a ser bolívar fuerte, denominación caracterizada por la expulsión de tres ceros a la moneda. Después, en 2018, arribó el bolívar soberano, con cinco ceros menos, ante el fracaso del primer ajuste. Una ruina para reparar otra.

Mientras esto sucedía, en Venezuela se afianzaba de forma paralela el valor del dólar americano, moneda que se comenzó a sentir con mayor fuerza en los últimos meses en el ámbito comercial. Hoy en día se normalizaron las transacciones con la divisa norteamericana, la cual eclipsó al débil bolívar soberano, solo un trámite para los elementos más básicos a los que puede alcanzar el salario del venezolano.

Durante su ponencia, Palma explicó que “la caída en las importaciones disminuyen dramáticamente los dólares que entran al país y que no pueden ser suplantados por las remesas que se encuentran ya por encima los $2mil millones (…) Todo esto lleva a que el valor de cambio de la divisa vaya aumentar en el corto plazo”.