<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Empresas del Lago piden acuerdos para recuperar activos expropiados

El reconocimiento por parte de Eulogio del Pino, presidente de Pdvsa, de que las expropiaciones en el Lago de Maracaibo habían sido un error fue la expresión pública de una intención que se ha venido gestando desde hace meses: devolver activos a las empresas nacionalizadas y recuperar las operaciones.

Empresas del Lago piden acuerdos para recuperar activos expropiados

Esta decisión marcaría un hito en la política petrolera que ha defendido el chavismo en cuanto a la relación del gobierno con el sector privado. Esta semana, Del Pino dijo que se trabaja en un esquema en el que el Estado ya no tendría la mayoría accionaria en algunos proyectos, buscando de esta forma levantar las inversiones requeridas para levantar la producción.

Para algunos empresarios afectados por la medida de expropiación, ordenada en 2009 por el entonces presidente Hugo Chávez, las gestiones para lograr acuerdos de compensación y recuperar activos hallaron terreno fértil a principios de este año. Javier Linares, director y representante legal del Grupo Venefco, especializada en servicios navales, indicó que en los últimos tres meses ha sostenido tres reuniones en Pdvsa para tratar el asunto.

«Es un gran paso que tiene que venir acompañado de acciones», dijo vía telefónica a El Estímulo.

No obstante, advierte que uno de los principales obstáculos es la ausencia de un interlocutor definido. Explicó que, tras las expropiaciones, la estatal había nombrado un Comité Estratégico de Ejecución, que centralizó todo lo relacionado con la toma de las empresas en el Lago de Maracaibo, las cuales, en su mayoría, ofrecían servicios asociados con el transporte de empleados, mantenimiento y operación de gabarras, grúas y otros equipos asociados con la extracción de crudo.

De este comité, integrado por seis personas, hoy solo queda una persona activa. Aunque agradece la apertura de Pdvsa a retomar esta discusión, insiste en que no se puede tratar de acercamientos individuales y que es necesario reactivar esta comisión.

«Lo que hemos venido planteando es un acuerdo (…), que se establezca un método de pago de estos activos a unos valores justos y nos insertemos nuevamente a trabajar en la industria», explicó.

– Voluntad suficiente –

Linares afirma que esta disposición de volver a trabajar con Pdvsa, previa fijación de acuerdos, es compartida por un grupo de aproximadamente 40 empresas. Recordó que son 74 las compañías expropiadas, pero que terminaron siendo afectadas muchas más porque tenían equipos dentro de las instalaciones nacionalizadas.

«Hay bastantes empresas comprometidas y dispuestas», expresó. Este grupo se aproximó también a la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional, que trabaja en la reforma de la Ley Orgánica que Reserva al Estado Bienes y Servicios Conexos a las Actividades Primarias de Hidrocarburos, la cual limita la participación del sector privado en este sector.

Sin embargo, hay otros que prefieren no unirse a la causa. «El problema es que las empresas del Lago eran fundamentalmente empresas de servicios marítimos, que tienen equipos e instalaciones que hoy en día están totalmente destruidas (…). Actualmente, dada la situación, no creo que haya muchos incentivos para retomar esas compañías por las inversiones que hay que acometer, cargar con costos laborales y poca facturación», sostuvo un ejecutivo del sector que prefirió mantenerse en el anonimato.

Sobre el tema, Linares afirma que si bien es cierto que muchos de los activos son irrecuperables, algunas instalaciones, como muelles y parte de la flota, se pueden volver a poner operativos. «Para los activos desincorporados habrá que establecer una indemnización», señaló.

Es por eso que, para el empresario, otro de los aspectos vitales es el de la compensación. «Para reactivar tiene que haber caja, porque tienes que reinvertir en los activos», expresó. En este sentido, manifestó la voluntad del sector a negociar con Pdvsa un método de pago que permita a las compañías obtener la liquidez que requieren.

Explicó que las notas estructuradas con las que Pdvsa financió la deuda con grandes proveedores de servicios, como Halliburton, son menos «líquidas» que otros instrumentos como los bonos, que pueden colocarse relativamente fácil en el mercado. En este sentido, advierte que tal vez sea necesario idear un esquema mixto. «Cómo reparar un equipo sin efectivo», planteó.