<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Ensambladoras impulsan 6,3% su producción en medio de paralizaciones

Pese a la amenaza de cierre por la falta de materia prima, el mes de julio cerró en términos positivos para la industria automotriz. Las ensambladoras lograron aumentar 6,3% el número de vehículos manufacturados con respecto a junio y 128% con respecto al mismo mes del año pasado.

Ensambladoras impulsan 6,3% su producción en medio de paralizaciones

Las cifras de la Cámara Automotriz de Venezuela revelan que durante el mes pasado la industria produjo 2.000 vehículos, incluyendo unidades de carga, impulsando el ensamblaje en víspera de algunas importantes paralizaciones.

Antes de anticipar sus vacaciones colectivas este lunes por falta de materia prima, General Motors logró despachar de sus instalaciones 673 vehículos. Se desconoce la fecha en la que reanudará operaciones.

Ford, cuyos trabajadores admitieron contar con insumos para unos 500 carros en agosto, sacó al mercado 633 carros el mes pasado, casi 4 veces lo que ensambló en julio del año pasado. No se sabe si habrá material para el resto del año.

MMC Automotriz, que según sus empleados se paralizó a mediados de julio, logró sacar 113 unidades. menos de la mitad de lo que produjo en junio. Fue una de las tres empresas automotrices que redujo operaciones el mes pasado, además de FCA, que no ensambló ni un vehículo, e Iveco, que despachó 13 unidades menos que el mes anterior.

Toyota manufacturó 454 carros, 93 más que en junio y casi el doble de lo que ensamblo en julio del año pasado.

Los datos de Cavenez revelan que los primeros siete meses del año, la productividad de la industria fue 83,63% mayor a la del mismo período del año pasado. Esto pudo deberse a la expectativa generada a partir marzo, cuando el gobierno firmó un acuerdo con Ford para recuperar el ensamblaje a través de la importación de las piezas necesarias con dólares de particulares (clientes y concesionarios). Esta posibilidad de vender vehículos en dólares animó a las emsambladoras, que a partir de ese mismo mes comenzaron a aumentar producción.

Actualmente, esa posibilidad está descartada, lo que ha conllevado a la suspensión de las actividades en las plantas una vez agotado el inventario de materia prima. Los trabajadores de la industria temen perder sus puestos de trabajo.