Esperan que Bicentenario reciba activos en divisas del Banco Industrial

Mientras los trabajadores del Banco Industrial de Venezuela esperan por la decisión gubernamental sobre el destino de la entidad, las demás instituciones financieras del Estado ya se han repartido algunos de sus activos. Fuentes del sector indicaron que el Banco Bicentenario absorberá la mayor parte, que incluye una posición importante de papeles de deuda externa.

Esperan que Bicentenario reciba activos en divisas del Banco Industrial

El Banco Industrial de Venezuela, fundado hace 77 años, enfrenta dos opciones: la liquidación o ser convertido en una entidad de segundo grado dedicada a la pequeña y mediana industria, indicó Ana Yánez, presidente del Sindicato Bolivariano de Trabajadores del banco (Sinbotbiv). Expresó que, actualmente, la que tiene más peso parece ser la primera, según lo expresado en distintas reuniones con la directiva.
Ya en un comunicado divulgado por Sinbotbiv el 24 de marzo, los trabajadores informaron que aunque no se haya publicado una orden oficial ya se han trasladado parte de los activos y clientes del Banco Industrial al Banco de Venezuela; así como también puntos de venta, taquillas y oficinas al Banco del Tesoro, Venezuela y Banfanb. “Las tarjetas de crédito se presume migrarán al Tesoro o Bicentenario, entre otros”, detalló el comunicado.
Fuentes del sector advirtieron que el Banco Bicentenario recibirá los activos en bonos de deuda externa que mantiene el Banco Industrial y que contabiliza en bolívares a la tasa de 6,30. “Desde el punto de vista contable es una forma de capitalizar, porque esos papeles se pueden poner a nivel del Sistema Marginal de Divisas”, explicaron.
Pese a que la directiva le ha comunicado al sindicato que la liquidación del Banco Industrial responde a un “Plan de Transformación de la Banca Pública, para una de las fuentes consultadas, la motivación es realmente política. Considera que el banco ya estaba “abandonado” pues su porcentaje de intermediación (42,39%, según su balance de febrero) ha venido descendiendo y se mantiene por debajo del promedio del sistema financiero, al igual que su cartera de créditos.
-Trabajadores en vilo-
Los 2.400 empleados del banco están preocupados por su futuro. La promesa es que los trabajadores activos serán transferidos a otras instituciones del Estado, mientras que los jubilados pasarán a la nómina del Ministerio de Economía, Finanzas y Banca Pública, con el temor de perder sus beneficios.
“Estamos a la espera de un pronunciamiento oficial”, afirmó Yánez, quien señaló que pese al conflicto el presidente actual de la entidad, José De Freitas Jardín ha cumplido con los incrementos legales de sueldos y con el pago de un pasivo laboral que se adeudaba desde 2007.
También aseguró que todas las agencias se encuentran trabajando y que los rumores desatados este lunes sobre que ya se había realizado el cierre definitivo del banco son falsos.
 ]]>