<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Exoneran ISLR a ciudadanos con ingresos menores a tres sueldos mínimos

Mediante este decreto, se establece que quien gane 450 mil bolívares o menos al mes no deberán pagar el impuesto. Este impuesto tenía como fecha límite de pago el pasado 31 de marzo

A través del Decreto 4.171, publicado en la Gaceta Oficial Extraordinaria 6.523, el gobierno exoneró del pago del Impuesto sobre la Renta (ISLR) a todas las personas naturales que tengan uno ingreso o salario no mayor a tres salarios mínimos.

Mediante este decreto, se establece que quien gane 450 mil bolívares o menos al mes no deberán pagar el ISLR. Este impuesto tenía como fecha límite de pago el pasado 31 de marzo.

Para las personas que ya lo pagaron, el decreto señala que tendrán derecho a solicitar créditos fiscales contra el monto acreditado a la administración tributaria. Estos créditos serán validados para períodos impositivos posteriores. Es decir que tendrán un saldo a favor para el pago del impuesto en el próximo año fiscal.

Una medida en medio del coronavirus

El gobierno establece que con esta medida se busca proteger a los venezolanos de los efectos que pueda tener la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud a raíz del Covid-19.

La medida aplica a contribuyentes residentes en el país. También se basa en la declaratoria del estado de alarma nacional por la pandemia del coronavirus Covid-19.

¿Es esto suficiente?

En medio de la agudización de la crisis económica a la que se enfrenta el país con la pandemia por coronavirus, los gremios empresariales han alzado la voz para solicitar al gobierno medidas fiscales que alivien al sector. Aún no tienen respuesta.

Con una producción paralizada por la cuarentena nacional, y pronosticando una caída del PIB nacional de al menos 20%, el gobierno de Maduro no suprimió ni reestructuró el pago de Impuesto sobre la renta para las empresas nacionales.

Algunos analistas consideran que, ante la caída del precio del petróleo con la disminución de la demanda mundial, es probable que el gobierno no reestructure el pago de impuestos para las empresas, pues de allí sacaría parte de sus ingresos.