<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Expertos advierten que hiperinflación desbordada da golpe mortal a la empresa

La hiperinflación en Venezuela, que en octubre cumplirá un año postrada en la economía, avanza al ritmo similar que tuvo Zimbabwe y mayor al de cualquier país latinoamericano que sufrió este fenómeno. Esta situación golpea a la producción nacional, pues está paralizada en 80%, afirmaron este jueves expertos en un foro de la firma Econométrica en Caracas.

Expertos advierten que hiperinflación desbordada da golpe mortal a la empresa

Durante el foro «Venezuela: Hiperinflación y Colapso Petrolero» que se celebró  en Caracas un grupo de expertos dibujaron -con cifras en mano- un panorama económico más oscuro para el cierre de 2018.

«La hiperinflación de Venezuela va al ritmo de Zimbabwe, más acelerada que cualquier país latinoamericano», subrayó del director de la firma Econométrica Henkel García en referencia al avance de este fenómeno, que disparó los precios en 200% desde que se promulgó el «paquetazo» el 19 de agosto, según datos de varios economistas y firmas independientes.

García también puso como ejemplo a la nación africana para asegurar que «la destrucción económica de Venezuela es similar a la de Zimbabwe, al menos en términos per cápita» y sostuvo que el ingreso medio de los venezolanos está muy por debajo a lo registrado en los años 90.

«Hoy podemos decir, de acuerdo a estimaciones, que el ingreso medio está alrededor de 33 dólares, lo cual representa un nivel menor que en los años 90», explicó. El ingreso per capita de hace 25 años lo cifró en $500.

Durante su ponencia «Cómo va lo monetario y cambiario», García destacó que el poder de compra que tenía un venezolano con 20 dólares es mucho menor por culpa de la voracidad hiperinflacionaria y el estancamiento del tipo de cambio paralelo.

«Hoy no compras lo mismo que hace unos meses con los mismos $20. La inflación va más rápido que la tasa paralela», afirmó.

Sin embargo, advirtió que ese estancamiento no se verá por mucho tiempo.

El director de Econométrica, además, advirtió las consecuencias del «aplanamiento» de los salarios tras la promulgación de las medidas económico. Identificó al «gran vencido» de esta crisis «a la clase media profesional» en Venezuela.

-Fedecámaras: 80% de la producción está inoperativa-

Ricardo Cussano, vicepresidente de la cúpula empresarial Fedecámaras, ofreció el más reciente cuadro del sector privado de la economía tras el «paquetazo» de Maduro y alertó las consecuencias que puede generar la nueva Constitución que redacta un círculo cercano al jefe de Estado.

El dirigente empresarial arrancó el foro con nuevas cifras que reflejan la parálisis del sector. Dijo que las empresas industriales trabajan a 23,5% de su capacidad instalada, mientras el 80% de la producción nacional está inactiva.

En 20 años, el parque empresarial se erosionó entre estatizaciones, corrupción, controles y persecución, dijo. Cussano agregó que el número de empresas pasó de 12.000 a 3.000 durante ese tiempo.

La promulgación de las medidas económicas han tenido un efecto inmediato en el sector privado: el 40% de los comercios ha bajado sus santamarías. Pero los privados no solo son víctimas de la crisis. Cussano cifró en 90% el desplome de las ventas del sector privado.

El vicepresidente de Fedecámaras insistió en criticar las consecuencias del modelo económico implantado por Maduro. Insistió en recuperar el aparato productivo, toda vez que recordó que el país produce el 25% de los alimentos que consume.

«Esta es la octava contracción económica más severa del mundo», apuntó el dirigente tras ubicar en 56,5% la caída acumulada del producto interno bruto.

Cussano, además, advirtió que la Constitución puede esconder un nuevo «código penal» que buscará reforzar sus controles hacia la empresa privada.

-Huirle al bolívar-

Francisco Ibarra, director de Econométrica, dio su propio parte sobre la crisis. El experto detalló que según la firma que lidera la inflación acumulada del mes de agosto cerró en 94,5%, pero el número no es tan grave como lo que espera para septiembre, lapso en el cual, luego de haber sido aplicado el nuevo salario mínimo, la problemática podría llegar al 195%, un impacto mayor al de junio del año en curso, cuando cerró en 126,8%.

El economista denunció que el gobierno no tiene la capacidad, ni mucho menos la intención, de aplicar un verdadero plan para acabar con la crisis, o al menos frenar una hiperinflación que marcha a ritmo histórico y que según su proyección acabaría el años por encima de 1.300.000%.

A su juicio, este fenómeno seguirá destruyendo la moneda, y así, «todos vamos a huir del bolívar mucho más rápido de lo que estamos huyendo ahora».

Ibarra también relacionó la crisis nacional con el conflicto vivido en Zimbabue, dadas las características que la situación económica presenta y agregó que una recesión tan impactante como esta tiene efectos permanentes. La capacidad productiva, a su juicio, tardará un buen tiempo en recuperarse.

Asimismo, advirtió a los empresarios a prepararse para mayores dificultades en la materia, pues, ante un modelo que –consideró- tiene todo para fracasar, el gobierno será hostil con el sector privado, a quien, como en anteriores ocasiones, culparía del resultado.