<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Falta de combustible en Táchira amenaza distribución agrícola en el país

Más de 300 toneladas de productos agrícolas (30%) no se están distribuyendo al resto del país por la falta de combustible en la entidad, dijo el director de Asuntos Agropecuarios de Fedecámaras Táchira, Óscar García.

Falta de combustible en Táchira amenaza distribución agrícola en el país

“Lo que se está perdiendo a la semana, en promedio, es el equivalente a 270 camiones de 12 toneladas cada uno, ya que no pueden salir del Táchira, producto de la falta de combustible. Estamos durmiendo por cuatro noches en las colas para poder surtir 40 litros de combustible a una camioneta”, indicó.

El vocero de los productores tachirenses afirmó que ya los campesinos no quieren sembrar, situación que incrementa el desabastecimiento de alimentos a nivel nacional.

Las cifras manejadas por Fedecámaras-Táchira dan cuenta que un 45% de las verduras y hortalizas que se venden en Venezuela provienen de la entidad andina. En las localidades de mayor producción como La Grita y El Cobre, ubicadas al norte del estado, los conductores pasan hasta tres días en cola a las afueras de las gasolineras.

A esto se suma la disminución en el cupo para la compra de combustible de 60 a 45 litros, cantidad insuficiente para ir a buscar la mercancía –pueden tardar hasta hora y media–, y luego trasladarse a cualquier municipio de Venezuela.

– Sin fertilizantes –

La situación se agrava, dijo Óscar García, ante la imposibilidad de poder adquirir los suficientes fertilizantes para las labores de producción en el campo.

“No tenemos fertilizantes, tenemos casi tres meses adquiriendo cinco sacos cuando antes nos vendían más. Para no perder las hortalizas los productores han pagado entre Bs 120.000 y 140.000 los 40 litros de combustible”.

Desde Fedecámaras, los productores del campo hicieron un llamado al gobierno nacional para que busque una pronta solución a la crisis que atraviesa el sector que no solo va en detrimento de la producción, sino ha golpeado considerablemente la economía familiar de cada uno de quienes producen la tierra.