Fedecámaras pide salidas urgentes para la reactivación económica de Venezuela

"La Nación demanda con urgencia un cambio de modelo que nos permita recuperar la confianza que tanto necesita nuestra economía para apalancar un desarrollo sostenible, sobre todo después de la pandemia", argumenta Fedecámaras en el documento, presentado pocos días después de una inédita reunión con influyentes figuras civiles del chavismo.

Fedecámaras pide salidas urgentes para la reactivación económica de Venezuela

Fedecámaras, el principal gremio de empresarios privados de Venezuela, entregó a la oficialista “Comisión Especial para el Diálogo, la Paz y la Reconciliación Nacional”, una serie de propuestas generadas por las cámaras sectoriales y regionales de la organización, para responder “de manera expedita a la emergencia sanitaria y humanitaria que vive nuestro país”.

“Frenar el deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos es urgente y es posible”, señala.

Según un comunicado de Fedecámaras difundido la noche del jueves -pocos días después de una inédita reunión- con conspicuos representantes del gobierno de Nicolás Maduro- los empresarios presentaron el documento al país.

Lista de peticiones

Entre el conjunto de propuestas, una de las más relevantes está la solicitud de que sean incorporados representantes de la empresa privada en las instancias de coordinación de la lucha contra la pandemia de covid-19, “a fin de procurar un programa de vacunación masivo a nivel nacional, que incluya a los trabajadores del sector privado y sus familiares”.

“Así como la inclusión del sector privado para garantizar la disponibilidad de pruebas PCR sin discriminación por razones políticas, económicas u otras, y con la participación de ONG’s y entidades internacionales que garanticen transparencia y contraloría social”.

También proponen que sea revisado el llamado “el esquema 7+7”, según el cual el gobierno decreta siete días de cuarentena seguidos de siete de flexibilización de algunas actividades por sectores.

Demandan abastecimiento de combustibles (un bien escaso y racionado en todo el país); “respeto y estímulo a la propiedad privada”; políticas en favor de la producción nacional, ajuste de la política tributaria, medidas crediticias y monetarias, plan de estabilización de los servicios públicos en general, revisión de las políticas de fiscalización, propuestas laborales transitorias y de compensación salarial y un “Plan de Capacitación y Adiestramiento Productivo”.

Por el lado de las leyes y reglamentos

La lista de propuestas también incluye una serie de reformas legislativas, lo que incluye una nueva ley para la Emergencia Sanitaria y Reactivación Económica; una nueva Ley de Libertades Económicas, Inversión y Desarrollo; nuevas Leyes de Ciencia y Tecnología, de Simplificación de Trámites, de Teletrabajo y la revisión de la Ley Orgánica del Trabajo, de Mensajes de Datos y Firmas Electrónicas, la derogatoria de la Ley Orgánica de Precios Justos y otras modificaciones de leyes o normas que restringen la participación privada.

“En el difícil entorno actual, la Nación demanda con urgencia un cambio de modelo que nos permita recuperar la confianza que tanto necesita nuestra economía para apalancar un desarrollo sostenible, sobre todo después de la pandemia, siendo obligación de todos procurar ese país próspero, incluyente y productivo que exigen los venezolanos”, argumentan.

“El gremio empresarial está convencido que solo alcanzaremos progreso social y crecimiento económico, en el momento que se garantice la libertad, la democracia, la libre iniciativa empresarial, el derecho a la propiedad privada y, en general, el estricto apego a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

En defensa del sector privado

Señala que es responsabilidad de Fedecámaras, de acuerdo a sus valores y principios establecidos en sus estatutos, “la defensa y representación de los intereses económicos del sector privado; del que dependen millones de familias venezolanas, así como el desarrollo y la diversificación de la economía del país, en un marco jurídico que proclame, garantice y respete los derechos fundamentales del hombre y la propiedad privada como valores universales”.

Fedecámaras mantiene desde hace dos décadas un proceso de Queja por incumplimiento de varios Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por el que se encuentra sujeta a la ejecución de las Recomendaciones emitidas por la Comisión de Encuesta en septiembre de 2019, que incluyen la formalización de la Mesa de Diálogo Tripartita (Gobierno, empleadores y trabajadores), con la asistencia técnica de la OIT y presencia sindical plural.
Por tales razones, Fedecámaras presentó un conjunto de propuestas transversales y sectoriales: medidas urgentes para la atención de la emergencia sanitaria, la reactivación económica y productiva y el desarrollo sostenido, las cuales están dirigidas tanto al Ejecutivo Nacional, como a la Comisión Especial para el Diálogo, la Paz y la Reconciliación Nacional.

¿Qué Comisión es esa?

Integrada en su totalidad por conspicuos chavistas y por supuestos opositores como el pastor evangélico Javier Bertucci, que negociaron cuotas de poder con el régimen, los poderes de esta Comisión es todavía una incógnita.

En el grupo está Nicolás Maduro Guerra, el hijo del gobernante, conocido en el chavismo como “Nicolasito”.

Algunos analistas señalan que este hombre ya está en la lista corta del ejercicio del poder político en Venezuela, dentro del régimen que a su vez heredó Nicolás Maduro a dedo de su “padre político” Hugo Chávez.

Por su parte, el documento de Fedecámaras señala que quedará a cargo de esta “Comisión Especial para el Diálogo, la Paz y la Reconciliación Nacional”, canalizar estas propuestas y “generar los espacios de diálogo necesarios” para la adopción de las decisiones finales sobre las medidas ejecutivas y legislativas planteadas.

En pos de soluciones para la gente

“Fedecámaras reitera la necesidad de alcanzar acuerdos que faciliten los consensos políticos necesarios que demanda la sociedad, para alcanzar soluciones urgentes y eficaces para satisfacer las necesidades crecientes de la población”.

Además reafirma que el gremio “continuará haciendo aportes para la discusión, porque apuesta a una Venezuela con una economía fuerte, estable, productiva e innovadora”.

Recientemente, el poderoso dirigente Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional chavista elegida por el chavismo en diciembre pasado, acudió a la sede de Fedecámaras para reunirse con los empresarios.

Era la primera vez que algo así ocurría en al menos 17 años de agrias confrontaciones y ataques del chavismo contra empresarios y contra la iniciativa privada.

Según analistas independientes, la jugada abrió espacios para poner a prueba las intenciones reales del régimen de Maduro de flexibilizar el modelo económico. Sería una salida pragmática, obligada, en medio de una depresión que dura siete años y ha convertido a Venezuela en uno de los países más pobres de América y el Caribe.

Cuando en enero pasado Maduro anunció esta comisión, Jorge Rodríguez afirmó que irían “al encuentro con el pueblo de Venezuela, sin ningún tipo de limitaciones, ni exclusiones, independientemente de la inclinación política”.

“Vamos a ir a hablar con todos, vamos a buscar la reconciliación”, dijo.