Francisco Rodríguez: Volvería al sector público si tengo la posibilidad

El economista venezolano con amplia experiencia como asesor de inversiones en bancos internacionales, afirma que los mercados han evaluado muy negativamente a Venezuela más de lo que merece, aunque acota que el gobierno ha contribuido a ello al ocultar las estadísticas. Dice estar dispuesto a asesorar a cualquier grupo político que esté realmente interesado en resolver los graves problemas del país.Asesorar a inversionistas internacionales sobre Venezuela es desde hace varios años una tarea difícil de llevar. Varios economistas venezolanos han llevado a cabo esta gestión en bancos de inversión y en organismos multilaterales, y para ellos ha sido cuesta arriba convencerlos de invertir en el país.

Francisco Rodríguez: Volvería al sector público si tengo la posibilidad

A juicio de Francisco Rodríguez, economista jefe del banco de inversión Torino Capital, Venezuela ha sido fuertemente castigada, lo cual se observa en el riesgo país que a la fecha ronda los 2.300 puntos, muy por encima de países con grandes dificultades como Ecuador cuyo indicador se coloca en 830 puntos.

Internamente ha participado con varios factores en la ejecución de planes económicos que contribuyan a salir de la actual crisis. En los últimos meses colaboró con el gobernador del estado Lara, Henri Falcón, para la presentación del Programa de Ajuste Económico para un Gobierno de Unidad Nacional. También formó parte del grupo de economistas llamados por la Unasur para asesorar al ex presidente dominicano Leonel Fernández en la presentación de una propuesta en esta materia.

Rodríguez ha tenido buenas relaciones con distintos funcionarios del equipo económico del gobierno desde la gestión del presidente Hugo Chávez y ha logrado reunirse con representantes políticos no sólo de oposición sino del oficialismo, las veces que ha organizado una visita con inversionistas internacionales.

No en vano lo han señalado de querer ser ministro de Finanzas, a lo que responde sin mucho problema que no tendría inconveniente de volver a ejercer un cargo público.

–A muchos les llama la atención su asesoría al gobernador Falcón y la Unasur.
– Yo quiero ayudar a mi país. Muchos economistas podemos colaborar a que salga de la crisis y como venezolano estoy dispuesto a asesorar, a dar consejos y recomendaciones a los tomadores de decisiones que estén interesados a promover mejores políticas, independientemente de la tendencia política que tenga. Me parece secundario si es gobierno o de oposición.

–Señalan que su interés es porque quiere ser ministro de Finanzas. ¿Le gustaría optar por un cargo público?
–Hay muchas formas distintas de contribuir con el país, ya sea desde una posición pública. Estuve un buen tiempo en la administración pública cuando integré la Oficina de Asesoría Económica y Financiera de la Asamblea Nacional. Si tuviera la oportunidad de volver al sector público, para prestar ese servicio lo haría. Aunque hay muchos economistas dentro y fuera del país que están capacitados para ello.

–Qué experiencias podría aplicar en caso de estar en el gobierno, de Gumersindo Rodríguez (su padre), ex ministro de Planificación durante la primera presidencia de Carlos Andrés Pérez.
–He podido aprender de sus aciertos y sus errores y gran parte de ello está plasmado en el libro que escribí junto a Ricardo Haussmann titulado La Venezuela antes de Chávez, en el cual hacemos una revisión de todas las políticas económicas en los 25 años previos a la llegada de Chávez al poder. De mi padre aprendí la búsqueda de consensos, recuerdo las extraordinarias relaciones con representantes de partidos de derecha y de izquierda. Sus enseñanzas tienen que ver con la dimensión humana, su visión para colocar en primer plano los intereses del país por encima de un sector político. También aprendí a tomar muy en serio las críticas.

–¿Siente frustración porque aún no se han tomado en cuenta las recomendaciones de la Unasur para atender la crisis económica?
–El trabajo que hicimos en la Unasur fue dirigido a un plan que fuese aceptable tanto para el gobierno como la oposición y que fuese un primer punto de discusión económica y del necesario abordaje de los ajustes.

–¿Está de acuerdo con que los mercados internacionales han castigado duramente la deuda venezolana?
–Los mercados han sobrestimado en los últimos años la probabilidad de default y han evaluado más negativamente a Venezuela en su capacidad de pago de lo que es la realidad. Estoy de acuerdo con que los mercados están equivocados con respecto al país. Pero es perfectamente comprensible que tengan esa reacción debido a que Venezuela ha tomado un conjunto de medidas macroeconómicas muy inadecuadas, se han acumulado fuertes desequilibrios y el gobierno no le da la debida atención a las estadísticas. Es muy difícil para un gerente de portafolio de cartera convencer a sus clientes para que inviertan en el país.

–¿Cree que era más recomendable hacer un canje de deuda de Pdvsa que solicitar un financiamiento directo a algún organismo multilateral?
–En las actuales condiciones de un país petrolero como Venezuela en donde hay una fuerte restricción de ingresos por la caída de los precios del crudo, tiene sentido que hable con los organismos multilaterales. Pero primero se debe reformular las políticas económicas, presentar un plan coherente a los mercados internacionales y cuando sucede un cambio en la estrategia económica, en ese momento se puede conversar con los multilaterales.

–¿Por qué crees que Bank of America y Barclays Capital suspendieron sus visitas con inversionistas al país?
–No tengo información sobre por qué suspendieron sus visitas. Torino mantiene sus viajes a Venezuela e incluso vamos a expandir nuestras actividades en el país. Es cierto que hay problemas de seguridad en el país y se requiere que se tomen las previsiones adecuadas tanto para el evento como al inversionista. Nuestra evaluación es que ese riesgo es manejable y por supuesto en ningún momento vamos a poner en riesgo a nuestros clientes, por lo que hemos tomado acciones al respecto. Algunas empresas puede que estén dejando de tener interés en el país, pero nosotros creemos profundamente en el futuro del país y de que la economía tiene un alto potencial de transformación en los próximos años. Por lo que queremos estar posicionados cuando esos cambios se den.

–Hace poco comentó que Venezuela vive la peor crisis económica de su historia, incluso similar a la depresión económica de Estados Unidos en los años 20. Pero en un reciente reporte de Torino indicó que podría reflejarse una cierta estabilidad y especialmente en la inflación.
–Hay una contracción muy fuerte del gasto público que a agosto de este año registra una caída de más de 70% en términos reales, algo no visto en la historia de las economías con estadísticas documentadas. Esto genera una baja en la demanda, se reduce fuertemente el déficit fiscal porque la recaudación está cayendo menos rápido que el gasto, por lo que baja las necesidades de financiar monetariamente (crear dinero) el déficit y por lo tanto hay una menor presión sobre el mercado de divisas. Debido a la fuerte contracción del gasto y de las importaciones, estamos en un contexto en que la economía se ha comenzado a ajustar a los precios de petróleo más bajo y veremos una cierta estabilidad en las principales variables económicas.

–¿Basado en esto, cuál es su cálculo para la inflación del año?
–Estimamos una tasa de inflación anual de 300% con una desaceleración de la variable en los últimos meses.