<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Gasolina colombiana entra de contrabando a mitigar la escasez de Zulia

Pese al confinamiento decretado desde marzo, el desabastecimiento se ha recrudecido, y en Caracas, única ciudad a salvo tras las importaciones iraníes, la escasez ha vuelto

Gasolina colombiana entra de contrabando a mitigar la escasez de Zulia

No solo es la iraní, la gasolina colombiana también está en Venezuela. Colombia se alimentó durante años de gasolina traficada desde Venezuela, pero las cosas han cambiado, y el contrabando se ha invertido debido a una escasez tan dramática que Roger, habitante de la frontera entre ambos países, lleva meses sin ver «gasolina venezolana«.

«La gasolina colombiana es una salvación, de no ser por eso aquí nadie rodaría», narra Roger, un vendedor de frutas de 37 años residente en Santa Cruz de Mara, un población del estado Zulia.

El país con la mayores reservas de petróleo pasó de ser exportador a importar combustible de lugares tan remotos como Irán.

Y quienes antes se llevaban la gasolina más barata del mundo en caravanas clandestinas, como Marco, nombre ficticio para proteger la identidad, ahora hacen el recorrido «al revés».

«Los funcionarios (militares y policías) nos informan el día que pueden dejarnos pasar», relata este hombre que traficó con gasolina venezolana durante 10 años.

El itinerario es guiado por «las moscas», como llaman a los informantes que previamente entregan sobornos a funcionarios de la aduana. «Arrancamos de Maicao (Colombia) cuando nos dan luz verde, hay muchos caminos, pero la ruta la decide la ‘mosca’, según la información que le suministren», añade.

Los mismos pasos, dirección contraria

La gasolina ingresa a Venezuela por los mismos pasos ilegales, usados hasta hace meses para sacarla, bien sea por tierra o por ríos binacionales.

El contrabando ha prosperado durante la pandemia de covid-19, luego del fugaz respiro que significó la llegada, entre mayo y junio, de cinco buques con 1,5 millones de barriles de gasolina iraní.

Pese al confinamiento decretado desde marzo, el desabastecimiento se ha recrudecido, y en Caracas, única ciudad a salvo tras las importaciones iraníes, la escasez ha vuelto.

Algo paradójico cuando «el mundo está ‘nadando’ en gasolina debido a un superávit» por la caída de la demanda durante la pandemia, observa el economista José Manuel Puente, del Centro de Políticas Públicas del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

Mientras transita en su séptimo año consecutivo de recesión, Venezuela vive el peor desplome en la producción de crudo en siete décadas, y sus refinerías, con una capacidad para producir 1,3 millones de barriles de combustible por día, están en el piso. Algo que expertos y sindicalistas achacan a la corrupción y a la mala gestión.

Venezuela «con la gasolina más cara»

El gobierno del presidente socialista Nicolás Maduro puso fin a su política de prácticamente regalar el combustible y en junio el litro de gasolina aumentó a 0,50 centavos de dólar, aunque mantuvo un alto subsidio mediante una tarjeta electrónica llamada carnet de la patria.

Pero los suministros fueron insuficientes y el país caribeño «pasó de tener la gasolina más barata del mundo a tener la más cara», asiente Puente.

Esto por un mercado negro donde un litro oscila entre 2 y 3 dólares, mientras que en Colombia, un galón -3,7 litros- promedia unos 8.000 pesos, equivalentes a 2,15 dólares.

El gobierno atribuye el colapso a sanciones financieras y «bloqueos» de Estados Unidos.

Mercado improvisado

Decenas de envases plásticos llenos de gasolina inundan las calles de un empobrecido barrio de Maracaibo.

En una suerte de caótico mercado, hombres, mujeres y niños, algunos sin tapaboca, de uso obligatorio en Venezuela por la pandemia, tratan de llamar la atención de compradores con carteles que agitan al borde de la vía.

Escrito en pequeños cartones se lee un número que indica el precio del «punto», como se identifica en la jerga de los venderores el equivalente a 20 litros de gasolina: 25, 28 o 30 (dólares), según sea la oferta y la demanda de la jornada.

Una vez en el sitio, «te brincan más de 20 personas para echarte gasolina», describe Fernando, un taxista de 43 años que acude temeroso al barrio donde están las «caletas», como se le conoce a los escondites de la gasolina.

Sin ningún control, miles de litros son almacenados en patios de viviendas a la espera de compradores. Un peligro latente en esta poblada zona de la calurosa Maracaibo.

«No pensé que nuestro país tendría que llegar a comprar gasolina colombiana de contrabando o importarla», lamenta José Ochoa, técnico de refrigeración de 45 años de Maracaibo, que hace meses no logra poner gasolina en un expendio formal.

Su clientela ha bajado drásticamente porque tuvo que aumentar los costos de sus servicios por la falta de combustible.

«Jamás en la vida pensé que siendo Zulia un estado petrolero caeríamos tan bajo», se lamenta.