<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Gobierno hace competencia desleal hasta a pequeños empresarios

El gremio que agrupa a trabajadores de la microempresa prevé que la calidad del empleo empeore en Venezuela. Resaltan que la desigualdad en la entrega de materia prima y de divisas hace que los emprendedores no puedan sacar adelante su negocio. Economistas advierten que la escasez y la inflación aumentarán ante la reticencia del gobierno a ejecutar medidas. 

Un empleo cada vez más precario es lo que observan los trabajadores y analistas económicos para 2017. Destacan que además del aumento de la pobreza y la caída del poder adquisitivo que ha generado la crisis económica, también la población observa claras amenazas a su estabilidad laboral.

Indican que el cierre de empresas producto de la recesión ha incrementado el desempleo y el empleo informal como los «buhoneros y bachaqueros», pero aquellos que se han dedicado a trabajar en otros oficios por cuenta propia o que emprendieron un negocio propio, también se han visto afectados por las decisiones gubernamentales.

Para Alfredo Padilla, coordinador social de la Mesa de la Unidad, el empleo desaparece por la pérdida de oportunidades para trabajar para otro ante el cierre de empresas. Señala que surgen opciones para trabajar por cuenta propia, pero el riesgo que se asume es muy alto.

«El riesgo viene por tratar de conseguir compradores, conseguir insumos y vencer la competencia desleal del Estado. Si inicio un mercado y al lado me montan un Mercal y la distribución se queda en manos de los Clap, me va a ir muy mal, eso es competencia desleal. Todo indica que a los dólares a tasa de cambio preferencial tendrán acceso los cercanos al gobierno», dijo durante un foro organizado por la Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresarios de Venezuela (Atraem).

Padilla informó que para proteger la expansión de la economía popular, el gremio introdujo en la Asamblea Nacional un proyecto de ley sobre derechos de los trabajadores no dependientes. «Son más de 7 millones de personas en todo tipo de oficio, es una población muy alta y no está agremiada oficialmente ni cuenta con seguridad social».

Resaltó además que así como empeora el empleo, también sucede con la alimentación, la salud, la seguridad, la recreación, por lo que es comprensible que la población comience a exigir y protestar. «Son situaciones sociales que se hacen insostenibles para la gente que ya no puede vivir así. El gobierno debe considerar que síntomas de ingobernabilidad no son conspiraciones. El gobierno se autoengaña, la ingobernabilidad es molestia, el nivel de irritación ciudadano».

Para el presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y Sociales de Venezuela, Humberto García Larralde, además del aumento de la pobreza existe un elemento mucho más delicado y es que existen 4,2 millones de pobres que no reciben los beneficios de alguna de las misiones o programas sociales creadas por el gobierno.

Esta situación -resalta- preocupa debido a que los problemas de escasez e inflación se intensificarán en los próximos meses, lo que golpeará más a los venezolanos de menores ingresos.

«Es necesario bajar la inflación, unificar el tipo de cambio para abaratar el precio del dólar con respecto al paralelo, recurrir a financiamiento externo, entre otros, pero son reformas que el gobierno no está dispuesto a emprender. Lamentablemente el gobierno tiene intereses y monopolios que impiden la rectificación cambiaria», dijo.

Recalcó García Larralde que la caída de la producción nacional es producto del incremento del uso de la renta petrolera desde el gobierno del presidente Hugo Chávez. Ese uso de los ingresos petroleros hizo que se privilegiaran las importaciones en detrimento de lo nacional, lo que destruyó empresas y generó desempleo, además de las prácticas de corrupción y privilegios producto de los controles.

«Chávez exacerbó la cultura rentista, sin embargo, existe una ventana de 20 a 30 años para que Venezuela se prepare para salir del rentismo petrolero», apuntó.