Gobierno importa carne a altos precios, mientras en los anaqueles no hay

La Asamblea Nacional aprobó el 13 de noviembre crear una comisión especial que busque estar “codo a codo” con los agroproductores venezolanos y tratar de revertir las decisiones gubernamentales que los están afectando. 

La caída de la producción y cómo trabajar junto a los productores fue tema de debate este martes en el Parlamento. Aquiles Hopkins, presidente de Fedeagro, cuestionó que desde el gobierno se les pretenda acusar de ser los responsables de la escasez de carne que vive el país en la actualidad. En ese sentido, fue enfático en señalar que el responsable es el Ejecutivo y una política de control de precios que “es ineficiente”.

Hopkins aprovechó para hacer un llamado de atención a la oposición para que dejaran de “perder el tiempo en la carpintería” y se unieran para “rescatar al país”. Asimismo criticó que las autoridades inviertan en buques de comida y se “nieguen” a invertir en la producción nacional.

“No hay dinero para invertir en la producción nacional pero sí para importar alimentos”, manifestó.

Por su parte, el diputado Carlos Paparoni afirmó que la carne en Venezuela cuesta un tercio de lo que cuesta en el extranjero. Aún así, dijo que los productores están dispuestos a producir y “seguir apostando” por el país.

Mientras, el gobierno obliga a los productores a vender cada res en 50 dólares, importa carne pagando 1.100 dólares por cada animal. Es decir, pagó en 4,3 dólares el kilo de carne.

“Producimos la carne más barata pero se paga la carne importada más cara”, dijo Paparoni.

Según el parlamentario, 32 millones de hectáreas están a manos del Estado al tiempo que cinco millones de hectáreas han sido expropiadas. “Con lo que se demuestra que el gobierno es el gran terrateniente”, sentencia Paparoni.

De igual forma, indicó que el 50% de la maquinaria instalada para producir harina precocida de maíz es del Estado. Aún así, el gobierno solo produce el 0,3 % de lo que se consume.

Actualmente sólo hay seis millones de hectáreas cosechadas lo que explica los datos publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) con cifras aportadas por el propio gobierno y que señalan que el hambre se triplicó llegando a 3,7 millones de desnutridos. Y que 2 de cada 10 niños pueden morir por hambre.

“El control exagerado del Estado ha hecho que desaparezca la carne y otros productos”, refiere Paparoni que recuerda que, por ejemplo, el cartón de huevos ha aumentado 2250% desde la reconversión monetaria dictada por el presidente el 20 de agosto de 2018.

En cuanto a la carne, señala que en Venezuela tendría que tener, al menos, 17 millones de reses para abastecer a la población y solo hay entre 7 y 8 millones.

“El exceso de controles ha llevado a que el pueblo tenga hambre”, finalizó el parlamentario.

Por su parte, Armando Chacín, presidente de Fedenaga, asegura que el gobierno no puede mantener a 30 millones de venezolanos sin el concurso de los productores.