Gobierno ocupa filial de Kimberly Clark en Venezuela

El ministro del Trabajo y Seguridad Social, Oswaldo Vera, anunció la tarde de este lunes la ocupación de la empresa Kimberly Clark Venezuela, ubicada en San Vicente, estado Aragua, apelando al artículo 149 de la Ley Orgánica del Trabajo (LOT), luego de que la directiva de la filial estadounidense anunciara el pasado sábado el cierre indefinido de la compañía por  "inhabilidad para comprar materia prima".

«Planteamos en la resolución lo siguiente: la ocupación inmediata de la entidad de trabajo Kimberly Clark de Venezuela. Igualmente el reinicio de las actividades productivas para proteger el proceso social de los trabajadores», informó a través de un contacto en vivo del canal del Estado Venezolana de Televisión.

Se conoció que la materia prima para la reanudación de la producción será «donada» por el gobierno.

«Bienvenido el sector empresarial que quiera acompañar al gobierno, pero empresa que sea cerrada, empresa que va a ser ocupada y abierta por los trabajadores y el gobierno», subrayó Vera.

En la mañana de este lunes autoridades del gobierno se reunieron con trabajadores de la empresa para discutir la reactivicación de las operaciones, encuentro en el que no estuvieron presentes los directivos de la compañía, informó a El Estímulo el secretario de finanzas del sindicato de Kimberly Clark Venezuela, Arnaldo Castellanos.

La industria, dedicada a la fabricación de papel higiénico y pañales, entre otros productos, anunció a través de un comunicado el pasado sábado la suspensión de sus operaciones de manera indefinida debido a la «inhabilidad para comprar materia prima» y la «carencia de divisas y el rápido aumento de la inflación».

Ante la toma de la empresa por parte del Ejecutivo, Kimberly Clark señaló este lunes en un breve comunicado que «el gobierno será el responsable del bienestar de los colaboradores, los activos, equipos y maquinaria en las plantas a partir de ese momento».

La empresa, que cuenta con 1.000 empleados, tiene una capacidad productiva mensual de 33 millones de pañales, 27 millones de toallas sanitarias, 20 millones de protectores diarios y 350 millones de bultos de papel higiénico.

Kimberly Clark comercializa en Venezuela pañales, toallas sanitarias, pañales para adultos y otros productos de higiene personal, con sus marcas Huggies, Kleenex, Scott, Kotex, Plenitud y Poise. Y según su sitio web, sus ventas promedio son de más de $200 millones anuales.

De acuerdo con el último reporte anual de Kimberly Clark, la empresa perdió 600 millones de dólares en los últimos tres años debido al fuerte control de cambio que rige en el país desde 2003.

En 2014, la empresa de productos de limpieza Clorox Co anunció su salida de Venezuela por las «restricciones operativas» impuestas por el gobierno, la «incertidumbre económica» y las «interrupciones de suministros».

En ese entonces, el presidente de la empresa, Don Knauss, informó en un comunicado que la compañía se vio obligada a vender más de dos tercios de sus productos a precios congelados por el gobierno por casi tres años, lo que provocó incrementos en los costos de producción y «constantes pérdidas operativas».

Clorox Co producía cloro Nevex, Clorox, Mistolín y esponjas jabonosas, tanto en la planta de Guacara como en el estado Miranda, que también fue cerrada sin aviso previo a los empleados y obreros.

Cuatro días después del anuncio de Clorox Co, el gobierno tomó la planta con un grupo de trabajadores alegando que la medida respondía a la defensa de los derechos laborales, sin el consentimiento ni la participación de Clorox Venezuela, su matriz Clorox España S.L o alguna de sus filiales.