Gobierno quiere "borrar" lo ocurrido en 2017 al ofrecer 10.000 toneladas de pernil

El ministro de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, afirmó el 27 de noviembre que el sector porcino del país aportará para navidad unas 10.000 toneladas de pernil, con lo que buscaría borrar lo ocurrido en 2017 con esta pieza de carne, cuando la misma no llegó completa a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción del país y que provocó protestas en varias zonas, dejando como resultado una mujer embarazada muerta.

Gobierno quiere "borrar" lo ocurrido en 2017 al ofrecer 10.000 toneladas de pernil

De acuerdo a una nota de prensa de esa cartera, Castro Soteldo aseveró que es el estado Aragua una de las entidades con mayor producción de carne de cerdo del país al contar con un rebaño de más de 280.000 ejemplares. De igual forma destacó que buscarán incrementar el número de estos animales para 2019 y así llegar a diciembre con el ofrecimiento de 20.000 toneladas de pernil producidos en Venezuela.

Detalló que Venezuela en este momento “está exportando para China los subproductos del cerdo, orejas, cabezas, vísceras y junto a la industria del embutido hemos venido fortaleciendo su producción con la elaboración de diversos productos como salchichas, chistorras, carne de hamburguesas, chuletas, morcillas entre otras”.

A finales de octubre de 2017, el presidente Nicolás Maduro aseguró que el Gobierno trabajaba para que los  venezolanos pudieran disponer del pernil en las festividades decembrinas de ese año y dijo que la entrega del mismo se llevaría a cabo mediante los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), de los que se beneficiaban seis millones de familias.

Posteriormente, el entonces ministro de Agricultura Urbana, Freddy Bernal, dijo que 2.200 toneladas de pernil estaban retenidas en Colombia, luego de que Portugal negara las acusaciones del presidente Nicolás Maduro sobre falta de este alimento tradicional en Navidad que prometió repartir al pueblo.

Entretanto, Portugal  negó que las fallas en la entrega de pernil a precios subsidiados en Venezuela partan de un “sabotaje” internacional, tal como lo denunció en la víspera el presidente Nicolás Maduro. “El gobierno portugués no tiene sin duda este poder para sabotear el pernil”, aseguró el Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, mientras en el país habían protestas por la falta de este producto prometido.

La empresa lusa  encargada de la negociación aclaró que había una deuda de 40 millones de euros que impidió el embarque del producto, por lo que no procedieron con la importación que solicitó el gobierno debido a la falta de pago.

Para el 30 de diciembre,  se esperaba que al menos dos camiones crucen la frontera con 20 toneladas del producto. Se trataría de aproximadamente dos mil perniles que el gobierno esperaba repartir, un cargamento entre 30 a 35 camiones contentivos de carne de cerdo esperaban en la frontera para ser traídos por la frontera hasta Venezuela  mientras permanecía el paso peatonal abierto.

El 31 de diciembre de 2017, un miembro de la Guardia Nacional (GNB) asesinó de un disparo a una mujer embarazada durante una entrega de perniles navideños subsidiados por el Estado venezolano en el oeste de Caracas.

Según el relato de varios testigos, un grupo de personas estaba a la espera de beneficios sociales otorgados por el Gobierno, entre ellos el famoso producto navideño, y al no llegar, comenzaron a protestar por lo que una comisión de la Guardia del Pueblo se presentó en el lugar, a fin de solicitarles que se fueran.