Grandes frustraciones

La última de las Grandes Misiones reconoce el más evidente de los grandes fracasos revolucionarios. Cuando el presidente Chávez decidió crear la Gran Misión Vivienda y sustituir la desde entonces pequeña Misión Vivienda y sus pequeñas derivaciones, como la Misión Hábitat, abrió una puerta para reconocer en grande los desastres provocados por su gobierno y luego por los de sus herederos.