<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Gremio de trabajadores afirma que la política salarial del gobierno es "criminal"

La CTV criticó la decisión del Ejecutivo de incrementar el salario mínimo sin consultar con los empresarios y los trabajadores. Esta representación sindical insistió en la necesidad de que se apliquen medidas que generen confianza y se controle la inflación.

Gremio de trabajadores afirma que la política salarial del gobierno es "criminal"

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), José Elías Torres, que a pesar de los cuatro aumentos de salario mínimo en lo que va de año, el trabajador aún no consigue estabilizar su ingreso.

El gremio de los trabajadores reiteró su rechazo a las decisiones de manera unilateral por parte del Ejecutivo, sin consultar con los demás actores involucrados y sin una política de compensación que beneficie al sector productivo del país, a los trabajadores y a su familia. Esta representación sindical insistió en la necesidad de que se apliquen medidas que generen confianza y se controle la inflación.

Con el aumento, el ingreso mínimo mensual pasó a ser de 90.812,10 bolívares pero menos de una tercera parte de ese monto tendrá impacto en el resto de los beneficios laborales como es el caso del bono vacacional, prestaciones sociales, entre otros, ya que el resto se devenga a través del ticket de alimentación.

“Este es el único país del mundo que se está trabajando por comida, no por mejorar el nivel de vida de los trabajadores. Es criminal la forma como se está manejando la política salarial” dijo Torres.

El dirigente sindical recordó que la CTV ha denunciado ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la violación del Convenio 95, referido a la protección del salario.

“Rechazamos la política que utiliza el Gobierno para decretar el aumento de salario, eso tiene que venir de una formación global de compensación para los trabajadores, y compensación y facilidades para la que se reactive la producción; que haya un factor de confianza tanto del que recibe como del que va a hacer el pago de salario”, advirtió Torres.

De lo contrario, este ajuste “se convertirá en sal y agua” ante la escalada de los precios de los productos en general.