INFOGRAFÍA | Cifras del BCV pulverizan todos los aumentos de salario de 2019

Al comparar los datos publicados por el Banco Central de Venezuela (BCV), con las variaciones porcentuales de los últimos tres aumentos de sueldo, se observa una gran desproporción entre el ritmo de la inflación y la remuneración mínima de los trabajadores venezolanos.

De acuerdo con la Gaceta Oficial Nº 6.484 fechada del pasado 11 de octubre, se estableció un aumento en el salario mínimo que lo movería de bs. 40.000 a bs. 150.000. No obstante, a pesar de ser un aumento brusco, este quedó oficialmente devaluado luego de que el BCV publicara nuevamente cifras que reconocen el profundo declive económico que atraviesa el país.

Según lo publicado en Gaceta, este aumento representa un alza de 375%. Sin embargo, los datos proveídos por el BCV dejan claro que este incremento en la remuneración no representa ningún alivio para la realidad económica de los venezolanos.

La autoridad financiera del país presentó en su informe una inflación acumulada entre enero y septiembre de este año de 4.679,5o%, mientras que el salario mínimo se movió apenas un 375% entre abril y septiembre, si se toma como referencia su valor en bolívares.

Este nuevo sueldo, cuyo valor ronda aproximadamente los $15, no contrasta con la realidad económica del país. De acuerdo con los datos del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la Canasta Alimentaria Familiar (CAF) para el mes de septiembre presentó un valor de 6.759.831,93 bolívares, alrededor de $371.

Al revisar los costos de las Canastas de enero y abril -fechas de los dos últimos aumentos de salario mínimo- se aprecia también una desigualdad entre los aumentos anunciados por el régimen y los costos que necesita pagar una familia para poder comer.

Para enero, la CAF presentó un valor aproximado de $288 (bs. 907.289,28) mientras que el sueldo mínimo rondaba los $6,6 (bs. 18.000), lo que significa que para ese momento un trabajador necesitaba 50 salarios mínimos para adquirir la Canasta. De la misma manera, se observa un comportamiento similar con los datos de abril.

En abril, la Canasta cotizó un valor aproximado de $332 (bs. 1.924.265,02) mientras que el salario rondaba los $7 (bs. 40.000). Las estadísticas indicaban que para esa fecha se necesitaban 48 sueldos mínimos solo para adquirir los productos que la conforman.

Al momento de observar los tres aumentos de sueldo desde enero hasta la fecha, se observa una variación de apenas 25%, mientras que el Banco Central presentó una inflación acumulada entre enero y septiembre de este año es de 4.796,50%, lo que deja en evidencia que ninguno de estos aumentos ha representado algún tipo de alivio para los venezolanos.

De acuerdo con los estándares de trabajo de la Organización de las Naciones Unidas, se considera pobreza extrema a toda remuneración que esté por debajo de los $1,25 diarios. Tomando en consideración el último aumento salarial, un venezolano gana aproximadamente $0,5 por día.

Infografía precios