INFOGRAFÍA | Venezolanos no pueden atajar los precios de la comida dolarizada

En el país con la mayor inflación del mundo, casi 800% a finales de 2016 de acuerdo a cifras preliminares del Banco Central de Venezuela, los precios de los alimentos alcanzan cifras nunca vistas mientras los venezolanos intentan llegar a fin de mes con un salario mínimo integral de Bs 104.358 o de un dólar diario, calculado a una tasa promedio de Bs 3.500.

Desde hace 14 años el gobierno venezolano ha tratado de mantener a flote la economía a través de una poco efectiva política de controles de precios y de cambio que ha profundizado la crisis con una distorsión de los precios relativos.

La acentuada intervención del gobierno en la economía ha acelerado la pérdida de poder adquisitivo y creado una fuerte escasez de bienes básicos.

Para contrarrestar el elevado índice de escasez evidenciado en los anaqueles de los comercios (el BCV no ofrece la cifra desde enero de 2014), autorizó la importación de estos productos a dólar libre, que cotiza seis veces más que la tasa oficial más alta (Simadi).

La llegada de los bienes desde otras latitudes comenzaron a llenar los estantes de los supermercados, pero a precios inalcanzables para la mayoría de la población. Quienes acuden a adquirir bienes importados saben que no harán cola para poderlos comprar, a diferencia de los locales que venden productos a precios regulados.

Como la mayor parte de la economía, los precios de los alimentos se han indexado al dólar, mientras los venezolanos perciben un sueldo mínimo de Bs 40.638 más Bs 63.720 de bono alimentación para un total de Bs 104.358 mensuales, equivalentes a 30 dólares, calculados a una tasa promedio de Bs 3.500 por dólar en las últimas semanas hasta el 13 de febrero, fecha previa al recorrido realizado por distintos supermercados.

Si una familia de 4 miembros percibe un salario mínimo solo podrá comprar 66% de una lista de productos (que totalizó el equivalente a 45 dólares) que El Estímulo seleccionó basándose en lo que un grupo familiar promedio consume al mes. Esto deja por fuera los gastos distintos al de alimentación.

El listado incluía harina de maíz precocida y harina de trigo. Sin embargo, la primera no se importa y la segunda, no estaba disponible al momento de visitar los comercios.

En un recorrido por cuatro supermercados diferentes en distintos puntos del este y oeste de Caracas, El Estímulo escuchó quejas, en particular por el nuevo precio del arroz -alimento principal de la mesa de los venezolanos- y que se ofrecía a Bs 8.043 el kilo o 2,3 dólares calculados a la tasa de 3.500 bolívares.

El arroz y los granos son productos de los más rendidores. De acuerdo a los encuestados, un kilo de arroz o caraotas negras puede alcanzar para una familia de cuatro personas para dos semanas comiendo porciones pequeñas”, mientras que con un kilo de pasta una familia promedio puede comer durante una semana. Sin embargo, los clientes insisten en que lo que se puede adquirir en estos establecimientos comerciales no alcanza para mucho y que los precios son cada día más inalcanzables.

En los cuatro supermercados de la ciudad, ubicados en el este y oeste de Caracas, se observaron los siguientes precios:

salario-vs-mercado (1)

 

Si se toma en cuenta que un salario mínimo equivale a 30 dólares, esto quiere decir que quienes cuentan solo con ese ingreso «viven» con un dólar diario, lo que evidencia niveles de subsistencia.

Por ingresos, Venezuela es más pobre que Haití, hasta ahora la nación que ocupa el primer lugar en la región, según explicó el psicólogo social Ángel Oropeza, al analizar los resultados de la más reciente Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) de tres importantes universidades del país y que reveló que 82% de los venezolanos viven pobreza.