<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

¿Cuánto cuesta un almuerzo en Caracas?

El salario mínimo integral es de Bs 797.510, con lo que un trabajador que devengue el ingreso mínimo legal no puede pensar en almorzar si quiera un día en la calle si debe cubrir los gastos regulares de una familia. Los altos costos de insumos hacen  que la llamada comida rápida llegue costar incluso lo mismo que un menú ejecutivo dependiendo de la zona donde esté ubicado el restaurante.

¿Cuánto cuesta un almuerzo en Caracas?

Ahora más que antes los venezolanos llevan a sus sitios de trabajo comida preparada en casa para tratar de hacer frente a la hiperinflación. La crisis económica afecta por igual tanto a consumidores como a empresarios y la prueba está en que cada vez los restaurantes se ven más solos a la hora del mediodía.
Los precios de los almuerzos suben cada semana.
El salario mínimo es de Bs 248.510 y el bono de alimentación mensual de Bs 549.000, en teoría cubre para unos tres almuerzos al mes, si no tuviera que cubrir ningún otro gasto.
«Con lo que gasto consumiendo en restaurantes yo solo, comen varios en la casa», dijo un consumidor en el local Inversiones Mammies (menú ejecutivo) en el Centro Colonial Chacaíto, quien agregó que «este es un lujo que puede darse con poca frecuencia» y por el que pagó Bs 220.000.
En un recorrido realizado por El Estímulo el 15 de febrero por varios establecimientos en Caracas se observó que los precios de los combos en las franquicias de comida rápida superan los Bs 200.000 y llegan hasta Bs 607.990.
Los sándwiches de Subway rondaban entre Bs 223.000 y Bs 319.700 para la fecha.
Uno de los vendedores del lugar que prefirió no dar su nombre, afirmó que las ventas en las cadenas se mantienen por las promociones 2×1 y el combo «Subway de pana», que tiene un valor de Bs 246.900 e incluye el pan de 15 centímetros más la bebida. Entretanto, el emparedado de 30 centímetros supera los Bs 639.400, sin el refresco.
En Wendy’s, la Big Classic tiene un precio de Bs 246.650, incluyendo la bebida, desde el pasado 5 de febrero.
«Las ventas están muy malas, incluso los fines de semana», precisó el gerente de una de las tiendas del este de Caracas.
Mientras que en McDonalds, el McMenú bien sea de carne o de pollo, tiene un valor de Bs 249.950 e incluye refresco y papas fritas de tamaño mediano. Si el consumidor desea agrandar su combo, debe cancelar 25.000 bolívares más.
Las opciones de pollo también tienen precios elevados. En KFC los precios de los combos simples y completos van desde Bs 255.900 hasta Bs 414.900. El menú «Genios», un combo de una hamburguesa de pollo, más papas rústicas y bebida, cuesta Bs 224.900.
Los precios en Church´s Chicken -por su parte- van desde Bs 359.990 hasta Bs 607.990, de acuerdo con la cantidad de piezas de pollo que se pidan. Sin embargo, esta cadena de comida rápida ofrece alternativas más accesibles que van desde Bs 180.000 a Bs 430.000 e incluyen bebida, pollo, sándwiches y ensaladas.
Para los que prefieren Arturo’s los costos no bajan de Bs 275.000. El combo «Gigante» de cuatro piezas de pollo y papas tiene un precio de hasta Bs 515.000.
Muchos de estos precios superan los de los restaurantes, incluso en el este de la capital, una zona considerada de alto valor adquisitivo.
En el restaurante El Orleón, en Los Palos Grandes, el menú ejecutivo, que consta de sopa, proteína, más dos contornos, que pueden ser ensalada rallada o mixta, arroz y tajadas tiene un precio de Bs 230.000. No obstante, las mesas a las 12 del mediodía se encuentran vacías, cuando en otros tiempos no tan lejanos ya a esa hora incluso se formaban colas a la espera de mesas.
En el Centro Colonial Chacaíto hay variedad de propuestas para el almuerzo a precios relativamente económicos. Los menús ejecutivos van desde Bs 150.000 hasta Bs 200.000.
Los vendedores ofrecen sopas, bien sea de res o de pollo, proteínas tales como carne guisada, pollo en salsa, chuleta de cochino, a la milanesa o pescado, acompañados de arroz, ensalada o tajadas. Tratan de mantener el precio por la competencia. Sin embargo, muchos de ellos afirman que Bs 250.000 hasta Bs 300.000 debe ser el precio de los platos.
«Ya no es la misma Venezuela de antes, ahora no existen los días flojos ni los días malos. La quincena no existe, antes me emocionaba porque iban a aumentar las ventas, pero ahora es todo el tiempo es igual. Vendo 50 almuerzos diarios y si acaso», cuando llegaba a vender hasta 150, dijo una de las propietarias ubicadas en la feria de comida.
El centro capitalino no escapa de esta realidad. Para José Cillitti, dueño de la lunchería La Fontana en Capitolio, la situación es alarmante, pues el proveedor le puede aumentar semanalmente los precios hasta en 50%.
«Aguanto los costos para no perder los clientes e igual no vienen al restaurante», comentó.
En el lugar, el menú ejecutivo solo incluye sopa y proteína y tiene un valor de Bs 200.000. No ofrece batidos a los consumidores, pues no tiene azúcar. Los refrescos tienen un costo de Bs 50.000 y la malta Bs 25.000.
Entretanto, el restaurante El Cangrejo con Muletas en Catia, al oeste de la ciudad, tiene el precio del menú en Bs 195.000, con sopa, proteína y jugo. En lo que va de año no han realizado incrementos, pero a partir del lunes el costo de este plato será de Bs 220.000, informó uno de los mesoneros que trabaja en el comercio.
La gente busca los sitios más baratos para comer, como los típicos puestos de perros calientes y hamburguesas, una solución rápida para almorzar.
Estos alimentos se pueden conseguir en varios sitios de Caracas entre Bs 70.000 y Bs 170.000 sin son perros normales de carne, pollo, mixto o pepitos. Mientras que las hamburguesas oscilan entre Bs 100.000 y Bs 630.000 como en la conocida «calle del hambre» en Baruta, estado Miranda.
Una de las opciones más económicas se encuentra al frente de La Estancia en Altamira, donde en un puesto de perro caliente se observan largas filas de personas que aprovechan la oferta de Bs 70.000.
Los restaurantes – franquicias de comida rápida o no– y los puestos en la calle no escapan a la voraz hiperinflación que desde octubre de 2017 afecta al país.]]>