<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Inventario extemporáneo asoma cierre de FCA-Chrysler

Los temores de que cesen las operaciones de la planta de FCA Venezuela en Valencia, antigua Chrysler, se acrecentaron este martes 6 de marzo cuando los trabajadores fueron informados sobre un inventario que consideran como el inicio del plan de cierre de la empresa, ya que estos procesos  se hacen al concluir el ejercicio fiscal.

Inventario extemporáneo asoma cierre de FCA-Chrysler

Ya realizaron los inventarios de bienes de capital, de los materiales para el ensamblaje. Ahora anunciaron el de material no productivo, indicaron.
“Es la misma fórmula que utilizaron en General Motors donde hace casi un año cerraron las instalaciones basándose en la demanda de un particular, de un dueño de un concesionario. En el caso nuestro, la empresa FCA Venezuela no ha anunciado hasta el día de hoy un plan de producción, al contrario ellos dicen que a los concesionarios que habían apartado 35 unidades para comenzar la producción en el primer trimestre, se les tuvo que devolver el dinero”, señaló Christian Pereira, secretario general del sindicato de la planta.
De igual forma Pereira indicó que les han eliminado beneficios del contrato colectivo y les anunciaron que suspenderán el servicio de comedor, lo que vendría a sumar desmejoras como la supresión del seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM) y el servicio funerario.
Dijo que un trabajador de la planta de FCA recibe unos 9.000 bolívares diarios que no le permiten subsistir, «ni alcanzan para pagar una chuchería”.
El vocero sindical aseguró que el presidente de FCA Venezuela, Wilfredo Trejo, renunció,  al igual que otros directores y gerentes de la firma. “Quieren utilizar a los trabajadores para hacer un cierre económico, barato, como se ha hecho en la empresa General Motors, en Axalta y otras más. Vamos a resguardar nuestras prestaciones sociales”.
Pereira recalcó que han alertado sobre la situación al inspector del Trabajo en Valencia, al director laboral regional y a los viceministros del trabajo.
“No nos vamos a quedar tranquilos y no vamos a dejar que nos sorprendan con cadenas en nuestros portones”, señaló.
En la planta de FCA Venezuela aún quedan 800 trabajadores, pero muchos de los que antes integraban la plantilla de 1.000 empleados han emigrado, como ocurre en distintas áreas del sector laboral.
Dijo que desde 2014 hasta 2018, cuando la crisis se profundizó en el sector automotor del país, se han ido de FCA Venezuela entre 300 y 400 trabajadores.
“Aquí hay gente que tiene 20 o 30 años de servicio y le están dando 2.800.000 bolívares de prestaciones sociales. Le hicimos a la empresa una propuesta para que diera un bulto de arroz, uno de harina pan y otro de aceite que es más que las prestaciones sociales que está entregando a los trabajadores”, indicó.
– Producción en cero –
A lo largo del año 2018 FCA no ha ensamblado ni una sola unidad, pero la capacidad instalada da para armar 60 unidades diarias o 14.000 al año. “El año pasado se hicieron solo 185 unidades que era la producción de tres días normalmente”.
Hasta esta fecha, no existe un plan de producción de 2018 y en el mejor escenario, la empresa anunció que podrían arrancar a partir del mes de junio, pero nada está claro.
Los últimos vehículos que ensamblaron lo hicieron en noviembre de 2017.
“Lo último que nos enteramos es que los concesionarios que habían encargado 35 vehículos, pidieron el dinero porque no confían en la continuidad de esta empresa”.
Pereira indicó también que el gobierno mantenía una deuda de 200 millones de dólares con la empresa, pero esta separó la contabilidad de la trasnacional y cuando ello sucede, la corporación asume la pérdida, “así que la deuda no existe”.
Afirmó que no descartan realizar otras acciones como vigilias o asambleas. Todo lo que les permita resguardar sus puestos de trabajo.
 ]]>