JP Morgan: De Venezuela se fugaron $11.500 millones en 2014

La caída de los ingresos en divisas no detuvo la salida de capitales en Venezuela. El más reciente informe de JP Morgan revela que, según sus cálculos, la fuga de recursos el año pasado acumuló aproximadamente $11,5 mil millones. 

JP Morgan: De Venezuela se fugaron $11.500 millones en 2014

La fuga de capitales será persistente debido a los controles de cambio y de precios, indica la firma. Estima que en 2015 el monto permanecerá cercano a los $11.000 millones. Esta cifra se mide por las salidas de capital privado y los errores/omisiones, y no toma en cuenta ningún flujo disfrazado como transacciones de cuenta corriente.
La firma considera que aunque las causas de los desequilibrios macroeconómicos de Venezuela son una indisciplinada política fiscal y un tipo de cambio múltiple y sobrevaluado, las preocupaciones más inmediatas se centran en la balanza de pagos.  Los principales recortes se han visto en las importaciones, las cuales cerraron 2014 con una reducción de 19%. JP Morgan calcula que este año un adicional 23% será restado de las compras externas.
A los gastos de 2015, la banca añade unos $2.000 millones provenientes de posibles pagos por litigios que haría la República para evitar que se desencadene un evento de default producto de la sentencia de un tribunal.
Sin embargo, opina que el país podrá cumplir con sus obligaciones este año y que, en el escenario más optimista, será capaz de llenar el hueco entre ingresos y egresos con $25.000 millones provenientes de mayor endeudamiento y la venta de algunos activos.
Recuerda que en los fondos parafiscales todavía quedan $4.000 millones y prevé que otros $1.200 millones se obtengan Citgo, la filial de Pdvsa en Estados Unidos, a lo que se suman $2.000 millones provenientes de lo que serán nuevas emisiones de deuda.
Pese a que los mercados parecen menos preocupados sobre el pago de la deuda sobre el año 2015, los precios de los bonos venezolanos han alcanzado niveles cercanos o incluso por debajo de las más recientes reestructuraciones en los mercados emergentes, pero Venezuela continúa enviando fuertes señales de que su intención es servir sus compromisos en bonos.
No obstante, la renuencia ideológica o la incapacidad política de hacer ajustes coherentes de política económica ha hecho que el mercado siga percibiendo que un evento crediticio -como un default– es, eventualmente, inevitable. Los bonos que no están cercanos a vencerse ya se cotizan con una alta probabilidad de default. «Las discusiones, por lo tanto, se enfocan en el momento y los valores de recuperación», indica la banca de inversión.
JP Morgan señala que si la oposición gana las elecciones parlamentarias este año, lo cual para ellos es el escenario más probable, el impacto en los bonos será positivo. La firma considera que la oposición tiene 75% de probabilidades de obtener los votos suficientes para ganar la mayoría simple en la Asamblea Nacional.
-Pdvsa endeudada-
La banca de inversión analiza de forma extensa la situación de la petrolera estatal, responsable por 96% de las divisas que ingresan al país. Entre 2009 y 2012, la deuda externa venezolana creció de forma significativa debido al impulso que le dieron las emisiones de Pdvsa: entre 2008 y 2012, los compromisos de la empresa crecieron casi 260%, mientra que la de  la República aumentó 50% en ese mismo período.
Todavía el peso de la deuda en proporción al producto interno bruto sigue siendo razonable, pues representa 64%.
«En años recientes, el gobierno se ha acostumbrado a tomar cerca de $40.000 millones anuales de Pdvsa, sumando las regalías, gasto social (incluido Fonden), Impuesto Sobre la Renta y los dividendos pagados a la República», señala el reporte.
El cronograma de amortización es relativamente pesado durante los próximos tres años, con un promedio de $6.000 millones en vencimientos por año. En 2015, la empresa tiene que pagar al amortización de los PDVSA 2015 ($1,4 mil millones) y la primera amortización de PDVSA 2017 ($2,1 mil millones). Además, debe cancelar entre $63 y $172 millones a ENI, $33 millones en Bonos Agrícolas, entre otras obligaciones denominadas en bolívares.
Los préstamos de las asociaciones estratégicas en la Faja no han crecido lo suficiente. «Desde nuestro punto de vista, Pdvsa necesita generar ganancias por $27,7 mil millones para poder servir tanto su propia deuda como los compromisos soberanos», indica el texto
-Posibilidades de cesación de pagos-
Durante los próximos 12 meses, los mercados están suponiendo 47% de probabilidades de un default en los CDS (credit default swap) de la República, con una tasa de recuperación de 26%. La probabilidad implícita de una cesación de pagos aumenta a 85% para junio de 2017, y 97% en junio de 2020.
En el caso de Pdvsa, la expectativa es similar: para los próximos 12 meses las probabilidades de un default son de 49%, y aumenta a 85% en junio de 2017 y 96% en junio de 2020.
Los riesgos de cesación aumentan significativamente después de 2015.]]>