Kimberley Clark busca arbitraje contra Venezuela por planta expropiada en 2016

La empresa norteamericana Kimberley Clark acudió al Banco Mundial para solicitar el inicio de un procedimiento de arbitraje contra Venezuela, por la expropiación de su planta de fabricación de pañales y pañuelos desechables ubicada en el estado Aragua. El Centro Internacional de Arreglo de Indemnización de Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial, publicó en su página web la solicitud de Kimberley Clark realizada el pasado 17 de abril y, la cual se encuentra pendiente de ser procesada.

Kimberley Clark busca arbitraje contra Venezuela por planta expropiada en 2016

La decisión de la fabricante de pañales Huggies y los pañuelos desechables Kleenex ocurre dos años después de la expropiación de la que fue objeto su planta ubicada en el estado Aragua. 
Tras 20 años en el país, Kimberly Clark anunció el 9 de julio de 2016 que suspendería indefinidamente sus operaciones en Venezuela debido a la imposibilidad de comprar materia prima debido a la falta de divisas oficiales, lo que ocasionó el cierre de la mayor parte de sus 11 líneas de producción.
La empresa comercializaba además toallas sanitarias, pañales para adultos y otros productos de higiene personal, con sus marcas Huggies, Kleenex, Scott, Kotex, Plenitud y Poise. Tras la salida de la transnacional, el gobierno se hizo con el control de la planta y puso a un trabajador a presidir la junta administradora para manejar los activos.
Dos semanas después, el presidente Nicolás Maduro informaba del cambio del nombre de las instalaciones a “Planta Productiva Cacique Maracay” y que se otorgaría 22 millones de dólares para reiniciar sus operaciones.
En marzo de 2017 trabajadores señalaron que la producción se destinaba a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) de Aragua y esperaban que a mediados de ese año poder distribuirlos a todo el país. Sin embargo, hasta la fecha la venta de pañales Huggies y pañuelos Kleenex producidos por esta planta es inexistente en el mercado venezolano y los poco que se observan son importados y a precios exhorbitantes.
En la solicitud de Kimberly Clark ante el Ciadi no se publicaron detalles sobre el monto de la compensación que exigirá al gobierno venezolano por la expropiación.]]>