El pan de jamón llega a las panaderías 800% más caro que el año pasado

En los mostradores de algunas panaderías del centro y este de Caracas ya se consigue el pan de jamón, presente en las mesas de los venezolanos durante los últimos meses del año, pero en esta ocasión los precios son tan elevados, que escapan de los presupuestos de buena parte de la población.

El pan de jamón llega a las panaderías 800% más caro que el año pasado

Las panaderías que ofrecen los precios más bajos tienen el pan de jamón tradicional en 65.000 bolívares, es decir, que un trabajador que gane salario mínimo integral (Bs 136.544 + Bs 189.000 de bono alimentación) deberá destinar la quinta parte del sueldo para obtener el producto.

En otros establecimientos también es posible conseguir el pan de jamón tradicional entre 70.000 y 85.000 bolívares, mientras que el pan con masa de hojaldre y jamón de pavo es ofrecido entre 85.000 y 90.000 bolívares, a dos meses de Navidad.

Los precios son 800% más altos que en octubre del año pasado, cuando se podía conseguir un pan de jamón entre 7.000 y 7.500 bolívares, recuerdan los encargados de las panaderías.

“El precio de los ingredientes para los panes ha subido mucho. Las aceitunas están 800% más caras que el año pasado, las pasas 1.000% más caras. Pasa lo mismo con el jamón, cada 15 días nos llegan precios nuevos. Ni hablar del azúcar, hace poco me vinieron a ofrecer un saco (50 kilos) en más de un millón de bolívares”, dijo José De Oliveira, encargado de una panadería en la avenida principal de El Cafetal.

En el local se vende el pan de jamón a 70.000 bolívares, pero solo están disponibles los fines de semana. De Oliveira aseguró que dependiendo de la receptividad de los clientes y de la disponibilidad de insumos, a partir de noviembre comenzarán a sacar el producto a diario. “El abastecimiento de harina de trigo no es el mejor, uno produce un poco y ve cómo se vende”.

José Andrade, encargado de otra panadería en Las Mercedes, coincidió con De Oliveira. Aseguró que el abastecimiento de harina es tan irregular, y los precios tan altos, que han decidido sacar pocos panes, para ver cuál es la reacción de los consumidores.

“Un saco de harina nos cuesta más de 450.000 bolívares, son cifras astronómicas. Además, es muy difícil conseguir las aceitunas, que son importadas. Hace poco nos ofrecieron el kilo en 250.000 bolívares, el año pasado un kilo nos costaba cerca de 13.000 bolívares”, dijo.

Los encargados afirmaron que aunque hay muchas personas interesadas en los panes de jamón, el volumen de las ventas no es igual al de años anteriores.

“Nosotros tenemos el pan de jamón en 85.000 bolívares, mucha gente pregunta pero no se los puede llevar. Decidimos cortarlos y venderlos por raciones, y aunque cada una cuesta 11.000 bolívares, a la gente se le hace más fácil comprarlo”, dijo el encargado de una panadería en la avenida principal de Las Palmas, que prefirió no ser identificado.

Los vendedores aseguran que si la aceleración en el precio de los insumos continúa como hasta ahora, lo más probable es que en diciembre el pan de jamón supere los 100.000 bolívares.

– Tradición en riesgo –

Aunque los consumidores reconocen que el precio de los ingredientes ha subido, sostienen que los ingresos que perciben son tan bajos que será muy difícil poder llevar el pan de jamón a sus mesas esta Navidad.

“Sabemos que todo está muy caro, cada semana cuando uno va a comprar charcutería te encuentras precios nuevos. Hace 8 días pregunté por un kilo de pavo y estaba en 69.000 bolívares. La situación es muy dura, a uno le toca privarse de muchas cosas”, dijo Leidy Núñez, mientras compraba en la panadería de Las Palmas.

Ezequiel Díaz y su esposa, Rosario de Díaz, coincidieron con Núñez. Dijeron que a pesar de que los dos son profesionales y trabajaron por más de 30 años, los ingresos que reciben no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

“El año pasado nos pareció que el pan de jamón estaba caro y no lo compramos, este año menos. Son muchas las cosas a las que estábamos acostumbrados y de las que hemos tenido que privarnos”, aseguró el hombre.

Rossana Belluzzi, otra de las consumidoras, agregó que a diferencia de años anteriores, ahora será muy difícil mantener la tradición. “Ya no es como antes, que uno se iba a reunir y llevaba un pan de jamón, eso se acabó. Los precios son muy elevados”.

Algunos consumidores se han planteado la opción de hacer los panes en casa, para ahorrarse parte de los gastos. Otros tienen pensado comprar los panes para la cena de Navidad de una vez, para evitar que se pongan más caros. “Estoy que los compro y los congelo, porque se van a poner muy caros. Yo puedo pagarlos, pero lamentablemente hay mucha gente que no”, dijo Tina De Sousa, mientras compraba en una panadería en Las Mercedes.