Los precios Pepsi y Coca-Cola también suben como burbujas en Venezuela

El mercado de refrescos puede utilizarse como un indicador de la inflación. Hasta septiembre sufrieron aumentos de precios en cinco ocasiones y aún queda el último trimestre, donde se concentra buena parte de su consumo en la temporada navideña.

Los precios Pepsi y Coca-Cola también suben como burbujas en Venezuela
En promedio, los precios de los refrescos se mantienen máximo dos meses. La escasez de algunos insumos y el incrementos en otros han llevado a los fabricantes de estas bebidas gaseosas a ser ingeniosos para mantenerse en un mercado en el que la caída del poder de compra del consumidor  es el mayor obstáculo a vencer.

Alimentos y Bebidas no alcohólicas fue la categoría que más presión (315%) ejerció en la inflación de 180,9% reportada por el Banco Central de Venezuela en 2015. Este comportamiento no ha variado durante 2016, aunque el BCV oculte las cifras que por ley, está obligado a suministrar con periodicidad.

La tercera semana de septiembre llegó con nuevo precio de las presentaciones de litro y medio y dos litros de la llamada cola negra, de Bs 2.000 y Bs 2.500 en sus presentaciones regulares, cuando entrando agosto habían comenzado a exhibir Bs 1.250 y Bs 1.500 respectivamente.

La bomba o presentación de 600 ml todavía se consigue en Bs 900, mientras que el refresco en lata se puede encontrar a Bs 720, la presentación normal y la que viene sin calorías en Bs 650, mientras que la bombita de 355 ml está en Bs 525.

«Si las botellas de mayor volumen ya tienen nuevos precios, el resto de las presentaciones deben estar por aumentar también», dijo una consumidora consultada por El Estímulo. «En algún momento de este año comprar refresco me salía mejor que adquirir frutas para preparar jugos, pero ahora tendré que sopesar este nuevo aumento y decantarme por frutas más económicas», añadió a la salida de un supermercado ubicado al oeste de Caracas.

«Antes se podía pagar con efectivo, pero ya no cargo Bs 2.000 para comprar un refresco. Dejé de comprarlos aproximadamente hace un año cuando empezaron a aumentar», dijo resignado Ricardo Araujo. Antonio González también vio afectado su bolsillo con los distintos  incrementos: «Ya no tomo refresco, acompaño el almuerzo con agua. Tengo varios meses sin comprarlo. Pepsi era mi favorita, pero no puedo seguir pagándola».

El primer aumento se realizó en febrero, cuando la botella de dos litros pasó a costar Bs 520, lo que significó más de 40% de incremento. Las otras presentaciones de litro y medio, bombona, lata y botella de vidrio también sufrieron aumentos similares en sus precios.

«En los primeros 9 meses de 2016, estas bebidas han sufrido un alza de 500% tomando en cuenta las presentaciones más grandes. Esta agrupación apuntala la inflación más alta del mundo, provocada por un férreo control de cambio con dos tasas de cambio oficiales, controles de precios y escasez de divisas que imposibilita la importación de insumos y materias primas para aumentar la producción nacional.

«Este incremento que integra la categoría de Alimentos en la medición del grupo por parte del BCV, puede ir en sintonía con la realidad. El Fondo Monetario Internacional proyecta una inflación de 720% al cierre de 2016».

Esta industria, como otros sectores manufactureros, padecen los embates de la crisis que ocasionaron en los primeros meses del año un abastecimiento intermitente.

«A principios de mayo, la Asociación Nacional de Bebidas Refrescantes, a la que pertenecen las más grandes embotelladores de gaseosas del país (Coca Cola Femsa y Pepsi-Cola Venezuela) informó que la falta de azúcar derivada de los problemas de los centrales, había impactado «severamente» la producción.

En junio Coca-Cola restableció paulatinamente la fabricación de sus productos y entrando julio salió al mercado con una versión sin calorías (con edulcorantes) para hacer frente a los pocos inventario de azúcar. Pepsi-Cola hizo lo mismo.

«El  más reciente reporte de inventario de azúcar de uso industrial de Pepsi-Cola correspondiente al 26 de septiembre, da cuenta de 329,7 toneladas del producto, equivalente a 1,9 días de producción. Esa cantidad se distribuye entre refrescos, jugos pasteurizados, té listo para tomar y bebidas deportivas».

«A pesar de los esfuerzos de las embotelladoras por mantenerse en el mercado, las ventas no han subido», dijo el encargado de un establecimiento ubicado en Santa Eduvigis.

«Los consumidores que se han visto obligados a dejar de comprar este tipo de bebidas para adquirir otras menos costosas o para destinar ese dinero a bienes de primera necesidad».