<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

En horas de suspenso, Maduro promete que Venezuela pagará sus deudas

El presidente Nicolás Maduro reafirmó que su gobierno seguirá honrando los compromisos de deuda externa del Estado venezolano y prometió que el país "nunca caerá en default", es decir, en impago de sus cuotas de capital e intereses.

Sus declaraciones llegan en horas de suspenso, mientras crece el temor de los mercados financieros mundiales, cuyos agentes están convencidos de que la alta dependencia al volátil petróleo dificulta mantener el récord de buen pagador, ganado durante años a costa de sacrificios de millones de venezolanos. En los últimos años, el chavismo ha recortado las importaciones de bienes esenciales, incluyendo alimentos y medicinas, materias primas y repuestos, para privilegiar los pagos a Wall Street.

«Han jugado a que Venezuela se declare en default. Nunca. El default nunca llegará a Venezuela. Venezuela siempre tendrá una estrategia clara y ahora nuestra estrategia es renegociar y refinanciar toda la deuda (…). Que estén claros todos los acreedores”, dijo Maduro el domingo en una alocución pública.

Maduro, además, confirmó que este lunes 13 comienzan en Caracas las discusiones para la refinanciación y reestructuración de la deuda venezolana. Pero no especificó qué proporción de la enorme cuenta, por unos $150.000 millones, entrará en este esquema.

«Hemos llegado a un acuerdo con Rusia para la refinanciación de la deuda y se firmará esta semana en Moscú», afirmó en aparente alusión a otro tipo de negocio, el de una deuda bilateral por $3.000 millones de dólares respaldada con petróleo, que está en manos del gobierno de su aliado Putin.

El presidente destacó cómo Venezuela ha cancelado una suma de 73.350 millones de dólares «sin retardo». Recordó que la semana pasada se cancelaron 2.000 millones de dólares y las calificadoras de inversiones financieras suben el riesgo país. Aún así, asegura que «Venezuela nunca llegará al default«.

Las agencias de riesgo, argumentó, están parcializadas.

Este 13 de noviembre es el «día D» para la reputación financiera de Venezuela.

Como recuerda un reporte de la agencia Bloomberg, este lunes las agencias de análisis y ranking del riesgo país podrían declarar al país en default, tras el atraso en el pago de $280 millones que expiraron el pasado fin de semana; mientras, un panel de la Asociación de Swaps y Derivados (de seguros de riesgo) prevé reunirse para discutir si el reciente retraso de pagos por parte de Pdvsa podría disparar los contratos de seguros de riesgo en el mercado.

Por otra parte, Maduro cuestionó este domingo la variación de precios «de un día a otro» en la economía venezolana, calificándola de «hiperinflación inducida criminal» la cual, según él, se combate con el aumento de salarios y bonos.

Tras los primeros anuncios de Maduro hace poco más de una semana, de que negociará la deuda externa, se produjo un estado de zozobra en los mercados financieros, que se reflejó en una disparada sin precedentes del dólar en el mercado paralelo (hoy por hoy única fuente de divisas para el mercado en Venezuela, tras la suspensión de las subastas a precios controlados).

En este contexto, se produjo un nueva escalada en la inflación más alta del mundo, en realidad una hiperinflación que según economistas supera el 1.000% anualizado. De hecho, en un año, el billete de más alta denominación en Venezuela saltó de Bs 100 hasta Bs 100.000 y esta pieza ni siquiera alcanza para comprar seis docenas de huevos de gallina.

Economistas, académicos y empresarios advierten que el método de Maduro para enfrentar la hiperinflación consiste en echarle más gasolina al fuego, con medidas populistas sin atacar las causas reales del aumento desbocado de los precios.

Entre estas causas se enumeran: la distorsión cambiaria, la postración de la economía (se ha pulverizado un tercio del Producto Interno Bruto en tres años), la poca oferta de bienes y servicios, el derrumbe de las importaciones y la falta de condiciones propicias para estimular la inversión privada).

De acuerdo con la medición de la firma Econométrica, la inflación de octubre en Venezuela fue de 50,6% respecto del mes anterior, entrando técnicamente en el país hiperinflación, al rebasar por primera vez en su historia el umbral del 50% mensual que define este último concepto.

– «Navidades felices» –

El vicepresidente Tareck El Aissami estimó que para el 30 de noviembre se habrá cancelado la totalidad de un bono navideño a los cuatro millones de beneficiarios del llamado «carnet de la patria», un empadronamiento hecho por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela para controlar los beneficios sociales.

Aseguró, por otro lado, que del 15 de noviembre al 15 de diciembre se venderá pernil de cerdo a los venezolanos en dos modalidades: a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), -las organizaciones comunales del partido para racionar los alimentos básicos, en el que están inscritos seis millones de personas- y la otra forma de venta será por medio de la ferias populares.

Maduro además, anunció desde este domingo el inicio de una «jornada especial cívico-militar para la lucha contra el bachaquerismo» -como llama el chavismo a la reventa de bienes en el próspero mercado negro-, en 11.890 establecimientos en todo el país.

«El Dakazo fue hace cuatro años y aquí vamos (…) Navidades felices contra la especulación», dijo Maduro, al tiempo que ordenó ponerle «los ganchos a todo el que tengan que ponérselos» y sacar los productos «acaparados».

En octubre y noviembre de 2013, en medio de la primera campaña electoral tras la muerte de Hugo Chávez, el chavismo llevó a cabo una campaña de intervención de tiendas de electrodomésticos para bajar los precios por decreto. La ofensiva comenzó en la cadena de tiendas «Daka», por lo que el término Dakazo se popularizó por extensión para definir el método  de usar fiscales civiles y militares para bajar los precios de mercado.

Por otro lado, tanto Maduro como El Aissami anunciaron que en los próximos días serán publicados los primeros 50 productos con «precios acordados» (Plan 50), así como se dará, esta semana, la discusión de la Ley de Precios Acordados, en la Asamblea Nacional Constituyente chavista para frenar los «precios exorbitantes y criminales», dijo.

– Del carnet de la patria a billetera móvil –

Durante el programa número 96 de «Los domingos con Maduro», el presidente de Cantv, Manuel Fernández y el ministro de Agricultura Urbana, Freddy Bernal, anunciaron el lanzamiento de la aplicación de la «billetera móvil» desde cualquier teléfono inteligente o computadora para pagar en 16 millones de punto de venta, a nivel nacional.

Ademá, servirá para escanear los códigos QR de los carnets de la patria para pagar con él como un instrumento electrónico.

Sin embargo, la prueba de la aplicación no fue tan exitosa: mientras Freddy Bernal hacía la prueba de esta aplicación, su pago no pudo ser procesado por no ser habitante del barrio Isaías Medina.

Venezuela sufre una aguda escasez de efectivo y un colapso de los medios electrónicos de pago, en medio de la acelerada inflación que precipita el consumo y que hace pagar hasta la más mínima compra con tarjetas de débito o de crédito.