Maduro designa a Alí Rodríguez Araque como presidente honorario de Pdvsa

Desde la sede de Pdvsa en La Campiña, el presidente de la República, Nicolás Maduro, propuso a Alí Rodríguez Araque como presidente honorario de Petróleos de Venezuela, para que ponga su experiencia al servicio de Manuel Quevedo, nuevo presidente de la corporación petrolera y sin conocimiento en la industria.

En reunión con trabajadores de la petrolera, Maduro ordenó este martes acabar con la corrupción, que es uno de «los males asociados al capitalismo rentista petrolero».

Llamó a convertir a Pdvsa en una potencia en función del desarrollo nacional y para cumplir con este objetivo dijo haber invitado al Alto Mando Militar, presente en el acto que fue transmitido en cadena de radio y TV.

Maduro, quien este domingo designó a Manuel Quevedo, un mayor general de la Guardia Nacional Bolivariana, al frente de la principal empresa del país, con el fin de poner coto a la corrupción en la que se ha visto envuelta la empresa en los últimos meses y de incrementar los niveles de producción que han caído hasta los 1,9 millones de barriles diarios.

Indicó que la producción debe ser de un millón de barriles diarios adicionales.

Propuso a Alí Rodríguez Araque –su designación está en Gaceta Oficial N° 41.288 del 28 de noviembre), quien se desempeñó como presidente de la estatal petroleral entre abril de 2002 y octubre de 2004 (incluido el período del paro petrolero), como presidente horario de Pdvsa para acompañe a la nueva junta directiva en su labor.

El jefe de Estado, aprovechó la actividad para designar a Ysmel Serrano, hasta ahora vicepresidente de Comercio y Suministro, como vicepresidente ejecutivo (Gaceta Oficial N° 41.288). Serrano y Quevedo fueron juramentados en sus nuevos cargos.

Quevedo asistirá a Viena, donde participará en la reunión de la OPEP que decidirá este jueves si prorroga más allá de marzo de 2018, el acuerdo de recorte de producción que ha permitido la recuperación de los precios del crudo.

– Petróleo para el mundo – 

Al recordar las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos a Pdvsa, que impide a la corporación emitir nueva deuda para financiarse, Maduro dijo que el día que EEUU así lo quiera, Venezuela deja de venderlos petróleo.

«El día que ellos no quieran que le vendamos nuestro petróleo, agarramos nuestros cachivaches y (…) vendemos todo nuestro petróleo para Asia, no tenemos problema», presumió Maduro.

Venezuela exporta a la nación norteamericana poco más de 700.000 barriles diarios de petróleo, envíos que cobra a precios internacionales, en tanto que el crudo que suministra a China es como parte de pago de una deuda que mantiene con el gobierno de Xi Jinping, quien ha sido uno de los principales financistas de la revolución bolivariana.

La crisis financiera y de gestión que padece Pdvsa, ha llevado a Venezuela a importar incluso gasolina ante el deterioro que sufren las refinerías locales por falta de inversión.