¿Maduro se va o no? La respuesta del director de Datanalisis a los empresarios venezolanos

Con una economía en picada, un consumo disminuido y un sector bancario sin créditos para dar, las empresas venezolanas deben buscar alternativas para asumir su nuevo rol en una Venezuela no petrolera. 

«¿Se va a ir Maduro?» leyó, sin dejar escapar una sonrisa, el moderador del evento de Escenarios Datanalisis Respuesta Concretas ante la Crisis, realizado este jueves en el Hotel JW Marriot. La pregunta iba dirigida al director de Datanálisis, José Antonio Gil Yepes, quien en su ponencia señaló que la impopularidad del sucesor de Chávez se mantiene.

La profunda crisis económica que vive Venezuela le ha costado al gobierno de Nicolás Maduro la popularidad con la que en sus mejores momentos llegó a contar el chavismo. Los resultados de la última encuesta de Datanalisis así lo demuestran. 79% de la población rechaza la gestión de Maduro, mientras que 73% espera que se vaya antes de terminar su periodo presidencial.

Si embargo, Gil Yepes no pudo responder de forma clara a la pregunta de si Maduro se irá. «Nadie lo sabe», fue lo primero que pudo señalar después de esperar unos segundos para su respuesta.

El alto grado de impopularidad de Maduro no significa que su salida esté próxima. El grado de aceptación del principal líder de la oposición, Juan Guaidó, cayó de 49% a 39%. «Venezuela parecería ser un país sin héroes», aseguró el director de Datanálisis.

La principal pregunta que se plantearon responder los ponentes del evento organizado por Datanálisis no fue si Maduro se debe ir o no, sino qué deben hacer las empresas independientemente de que eso ocurra.

Evaluar las estrategias y dejar de solo pensar en el entorno macro es el primer paso para que las empresas venezolanas consigan mantenerse en el mercado no solo como supervivientes, sino como negocios exitosos.

«Sí se puede» fue la frase reiterativa que cada uno de los ponentes señaló durante su participación en el evento. Los casos de éxito de empresas venezolanas como Farmatodo, Chocolate el Rey, Cocuy Leal y Fondo de Valores inmobiliario fueron algunos ejemplos de éxitos que se mantienen en tiempos de crisis.

Sin embargo, cambiar la visión empresarial y las estrategias en un país tan profundamente golpeado en todos los sectores no es tarea sencilla, pero tampoco imposible, según los panelistas.

¿Cómo conseguir financiamiento si ya no hay bancos? 

La banca venezolana pasó de otorgar 22 mil millones de dólares en crédito durante 2012 a sólo llegar a $200 millones en 2019.

«La banca desapareció», sentenció Ramiro Molina, socio director del grupo financiero Fivenca.

El encaje legal impuesto por el Banco Central de Venezuela le da a la banca la posibilidad de solo otorgar en crédito el 20% de sus depósitos. Sin créditos para financiarse, los empresarios deben buscar alternativas para poder invertir y crecer en tiempos de crisis, según Molina.

«Por primera vez el sector privado asume un rol importante en Venezuela. Estamos por nuestra cuenta y las empresas tienen el dilema de usar o no el ahorro acumulado en el exterior».

Alrededor de 3 mil millones de dólares es el monto que los empresarios privados pueden tener en ahorros en cuentas en el exterior y que podrían usar para autofinanciar sus empresas, aunque no es la única opción.

Entrar en el mercado de valores venezolanos podría ser una segunda vía, la más importante y con más potencial según Horacio Velutini, presidente del Fondo de Valores Inmobiliarios.

En 2018, en la Bolsa de Valores de Caracas se realizaron 38 emisiones de bonos de empresas que buscaron obtener liquidez, durante 2019 esta cifra subió a 70 emisiones, aunque Velutini señala que esto aún es muy poco.

«Es un espacio abandonado que se dejó de lado porque no se necesitaba, aunque ahora la realidad cambio y es un sitio donde surgen alternativas», según el director de Fivenca.

Las empresas deben prepararse para el tsunami 

Carlos Jiménez es director de Datanálisis, habla aceleradamente para que no se le escape ninguna idea y se muestra seguro al decir que «las cosas van a cambiar».

Pensar solamente si se va Maduro no es algo en el que los empresarios deben ocupar su tiempo, la verdadera pregunta es si «¿estamos preparados para el tsunami que se viene después que Venezuela cambie y llegue toda la competencia e inversión extranjera?», asegura Jiménez.

Con esa pregunta en mente traza un mapa general para entrar en un mercado global cada vez más competitivo, en el que el consumidor exige mucho más y no se conforma con cualquier producto o servicio.

Personalizar las experiencias con productos únicos para cada comprador, responder a la rapidez que exigen las personas, integrar el mundo digital con el físico, atender a un público que se preocupa cada vez más por el medio ambiente son solo algunos de los retos que deben asumir las empresas mundiales y también las venezolanas.

«El mundo es plano. No crean que porque estamos en crisis el consumidor venezolano no exige calidad y no tenga las mismas expectativas que el resto de los países», enfatizó el director de Datanálisis.

Las empresas se quedan así Maduro también lo haga

Aunque José Antonio Gil no pueda responderle a los empresarios si Maduro se va o no, los empresarios si respondieron si ellos se quedan o se retiran del país.

La encuesta realizada durante el evento mostró resultados muy claros. El 92,2% de los empresarios consultados aseguraron que, así el régimen de Maduro se mantenga en Miraflores, ellos seguirán invirtiendo en Venezuela.

El sector privado no pierde las esperanzas de un cambio político. El mismo 92,2% ve a Juan Guaidó como el próximo presidente. Mientras tanto, Gil asegura que hay que seguir trabajando y cambiando las estrategias a medida que cambian las circunstancias.