<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Mujeres venezolanas protagonizan el éxito de sus propias historias

La Academia Wayra, aceleradora de ideas de Telefónica Venezuela, llevó a cabo este martes el evento Women’s Age Week para conmemorar el poder femenino y la importancia de la mujer venezolana en el país.

Mujeres venezolanas protagonizan el éxito de sus propias historias

Durante los últimos años, el rol ejercido por la mujer ha pasado por una enorme dimensión de transformación en la sociedad venezolana. Según algunos estudios, los emprendimientos liderados por mujeres, generalmente, son más exitosos.

La Academia Wayra, aceleradora de ideas de Telefónica Venezuela, llevó a cabo este martes el evento Women’s Age Week para conmemorar el poder femenino y la importancia de la mujer venezolana en el país.

Un enriquecedor foro de ideas se realizó en las instalaciones de la Academia, con la presencia de exitosas y talentosas venezolanas que contaron sus experiencias y explicaron cómo utilizar algunas herramientas para el crecimiento personal y profesional.

Hay que arriesgarse

La periodista y productora Floralicia Anzola conversó sobre el valioso papel de la mujer como emprendedora. Inspirada en la experiencia de su madre, reconoció que el tema está muy ligado a su persona y visión de vida. “Tenemos enormes capacidades para manejar recursos humanos”, aseguró.

Según el Monitor Global de Emprendimiento, la tasa de emprendimiento en etapa temprana ha crecido 7% desde el año 2012. Existe una gran demanda en países en vías de desarrollo y la edad más fuerte oscila entre los 25 y 34 años de edad.

Las tasas tempranas de emprendimiento son más altas donde las mujeres tienen una fuerte percepción acerca de la presencia de oportunidades para iniciar una empresa. Más de dos tercios de las emprendedoras operan en sectores orientados al consumo.

Anzola precisó que las tasas de emprendimiento temprano más altas se encuentran en aquellos países menos desarrollados, básicamente por la necesidad de las mujeres de llevar dinero al hogar. “Cuando el trabajo que tienes no te da el ingreso necesario para llevar a casa lo que la familia demanda, esa sensación de arriesgarse es percibido como una posibilidad a la hora de emprender”, aclaró.

Mujer transgresora

Desde la época colonial, pasando por la Independencia y llegando al siglo XXI siempre ha habido mujeres que atienden sus necesidades, como condición de sobrevivencia, así como sus fortalezas y perseverancia.

La docente y directora de la Academia Nacional de la Historia, Inés Quintero, afirmó que toda emprendedora es una “transgresora”, en el buen sentido de la palabra.

“La manera de vencer los obstáculos tuvo que ver, fundamentalmente, con hacer historia de las mujeres. Ser protagonistas de nuestra propia historia es lo que nos permite ser emprendedoras”.

Quintero recordó cuando a comienzos del siglo XX la mujer tenía que estar atendiendo a su esposo y hogar, dedicándose a las faenas propias de su género. Para la historiadora, no fue fácil sentarse en la butaca más grande del salón de sesiones de la Academia: “Hubo resistencias que tuvieron su origen en el hecho de que uno es mujer”.

Sin embargo, señaló que hay cantidad de historias que permanecen “sepultadas y ocultas” de mujeres que enfrentaron ese “mandato” y transgredieron esa condición.

“La mujer tiene la capacidad de hacer muchas cosas a la vez. Hay una condición de abordar, simultáneamente, distintas cosas sin que eso sea dispersión. La mujer debe darse tiempo y obligarse a pensar para descubrir su pasión, potencialidades y proyectos”.

Llenarse de conocimiento

La directora de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Venezuela, Elisa Vegas, indicó que seguramente la mujer conseguirá muchas barreras a lo largo de su carrera, pero lo más importante es llenarse de conocimiento.

Recomendó asumir la feminidad, ir siempre hacia adelante y no descuidar las demás facetas de la vida.

“Ese primer momento cuando uno se para ahí y le hacen una radiografía, en cuestión de minutos, uno puede mostrar que está preparada para ello o derrumbarse”, afirmó quien tiene 12 años trabajando en el Sistema Nacional de Orquestas.

Vegas resaltó que, normalmente, las orquestas a nivel profesional tienen muchos hombres, pero en un país como Venezuela “las mujeres no dirigen”. Recomendó no enfrascarse ni rendirse en un primer momento, ya que “poco a poco se van abriendo las puertas”.

No victimizarse

Para la periodista y CEO de El Estímulo Media, Paula Quinteros, se juntaron desde muy joven dos caminos dominados por los hombres: la noticia y los negocios.

“Hay un esfuerzo tan grande de la mujer por no victimizarse que uno mismo desestima esas amenazas y barreras que pone la propia sociedad”.

Hizo énfasis en que la sociedad ha evolucionado en diferentes etapas y en ese público donde, muchas veces, la emprendedora encuentra diversas percepciones, sobre todo a nivel de audiencia.

“No porque una persona te haya cerrado las puertas quiere decir que otra persona va a ser igual. Hay que hacerse la piel más fuerte”.

La modelo y empresaria también precisó que la mujer es muy constante, pero no todo es un “camino de rosas” cuando se forma parte de ese género. Recalcó la constancia, la intuición, el foco y la intención al enfrentarse a diferentes situaciones.

“No existe ningún lugar donde no pueda trabajar una mujer. La oportunidad está donde están las barreras más altas y donde no hay mujeres”. Quinteros recomendó afincarse en esos valores propios como mujer y transformarlos en profesionales.

Sentido de urgencia

Para Verónica Ruiz del Viso, CCO Mashup Agency y fundadora de @RevistaOjo, la mayor fortaleza es el sentido de la urgencia. Consideró que las mujeres han caminado hacia esa transformación social, en la que han jugado un rol protagonista en vez de espectador.

Lleva un equipo de 100 personas donde la cabeza femenina sirve como inspiración. Recalcó la importancia de cómo los ejemplos han transformado generaciones, y recomendó continuar con esa “noble causa” de seguir empoderando a mujeres para verse como protagonistas de su propia historia de vida.

“Lo fundamental al momento de emprender es buscar desde adentro lo que a uno le apasiona y desarrollar eso. Hay que saber elegir quiénes nos rodean ya que la mujer suele sacrificarse por su entorno”.

Usar la intuición

Desde los 8 años, Claudia Valladares, cofundadora y codirectora de Impact Hub Caracas ya era emprendedora social.

“Toda mi vida, desde que tengo conciencia, he estado en los barrios y comunidades más pobres”. Tuvo una pausa en el camino cuando decidió arrancar un banco de microfinanzas en 1999, idea que finalmente no prosperó. Sin embargo, decidió seguir formándose como profesional y fue cuando comenzó a trabajar en Citibank.

“Terminé en Nueva York trabajando en un mundo completamente masculino”. Sin embargo, jamás ha considerado eso una barrera y nunca ha sentido tabúes que la hayan hecho sentir diferente. Luego trabajó en Banesco, en el área de banca comunitaria donde, a través de estudios, pudo comprobar que las mujeres son más responsables al momento de invertir el dinero.

Recientemente, el Impact Hub Caracas la ha llevado a diversos lugares en el mundo. Estuvo en África donde pudo darse cuenta que las adversidades también pueden convertirse en incentivos para aprender a ser más resilientes. Valladares recomendó aprender a usar la intuición en combinación con la racionalidad: “Las mujeres tenemos un desarrollo de la intuición mucho más aguda que los hombres”.

En la medida en que la mujer es capaz de encontrar su talento y, a la vez, conseguir ese propósito para el cual está aquí, podrá ser feliz en cualquiera de sus facetas. Una vez más La Academia Wayra ratificó su compromiso con el país, mediante iniciativas que celebren el emprendimiento y el talento nacional.